Con lo que yo era… para salir de casa

Hace un año y medio más o menos escribí esta entrada en otro blog (del que os hablaba el otro día)  y he decidido recuperarla por recomendación de la otra autora de aquel blog, “deberías recuperar esa sección” y yo que soy muy bien mandada y que la verdad es que aquella sección me gustaba mucho voy a recuperarla.

La sección es “con lo que yo era…” y es aplicable a mil cosas, para la casa, para la ropa, para …. a cada uno le vendrá una situación en seguida a la cabeza, pero una de las que más utilizo es:

Con lo que yo era para… salir de casa

Yo era de las de no parar en casa, salía a las 7:00 de la mañana y no sabía cuándo iba a volver, muchos días iban surgiendo planes a lo largo de la mañana, ¿quedamos para comer? VALE, ¿te apetece un café esta tarde? VALE, ¿nos vamos de compras? VALE casi siempre estaba dispuesta.

Que vamos a comer, luego se le añade un café, luego unas compras y luego nos tomamos unos vinos y ya nos vamos cenados para casa, pero al final te lías y cae alguna copa… pues también!

Yo creo que salía cuatro de cada cinco tardes y todo eso… se acabó. Porque sí, durante el embarazo decía que seguiría saliendo pero de eso nada. Ahora salimos todas las tardes (bueno, ahora no, que hace un frío horroroso, pero cuándo las temperaturas nos dan tregua), pero salimos al parque y ya.

Mi idea inicial era seguir bajando al centro si no todos los días, al menos una vez por semana, pero se ha reducido  a una vez al mes o cada dos meses en invierno, por que claro yo no contaba ilusa de mí, con las siestas, las meriendas, la lluvia… que yo antes lo tenía claro, he quedado a las 18:00, pues allí estaba, me arreglaba en función de la hora en la que había quedado y punto, ¿Qué llovía? pues con un paraguas problema resuelto, pero ahora si llueve menudo follón, silla + plástico + paraguas + tráfico + niño de la mano que al final vamos a llegar todos calados… quita quita, si deja de llover nos damos una vuelta a la manzana y punto!

Ó un clásico de cuándo eran bebés sobre todo, piensas salir y ese día, justo ese día los niños duermen la siesta cómo nunca, o vas a salir por la puerta y uno vomita… venga hombre!! lo estás haciendo adrede no??

Total que al final reducimos las salidas a Salamanca, nos limitamos a salir por el pueblo que parece ser que no hay tanto problema.

No os da la sensación que los niños tienen una especie de radar y si quieres hacer algo especial se vuelve todo en contra para no llegar a la hora, o para no querer merendar, o para no querer salir de casa ese día?

Tengo que decir, que el cambio se produce cuándo tienes el primero, con el segundo ya cómo estás acostumbrada es diferente, te cuesta un pelín más salir pero poco más, apenas hay diferencias. Esto lo digo para animaros 😉

Y estoy hablando de salir una tarde, no hablo de irnos un fin de semana que eso da para mucho, sólo de pensar lo que hay que preparar casi que se te quitan las ganas…

Dicho esto, estoy deseando que venga el buen tiempo y empezar a organizar planes para salir de casa, aunque me desespere con los “previos” jaja

¿Os pasa lo mismo? ¿Habéis reducido vuestras salidas a la mínima expresión?

32 comentarios en “Con lo que yo era… para salir de casa

  1. Hola!!!!!
    Yo también era de estar todo el día por ahí antes de ser madre, a casita iba a dormir y poco más. Yo vivo en el centro de la ciudad así que eso no ha cambiado tanto, pero claro, cuando los niños eran peques en lugar de ir a las zonas donde yo iba nos tocaba parque, solía variar y no repetía mucho, pero claro, era parque al fin y al cabo.
    La verdad es que me encantaba salir con ellos y siempre tenía planes, los fines de semana nos íbamos a muchos sitios, pero no como cuando iba con amigas o nosotros solos, como dices tú, siempre pasaba algo, necesitaba una logística digna de una gran empresa, jaja. Y otra cosa que echaba de menos era que sin niños me duchaba las veces necesarias y a cualquier hora, ocupaba el baño sin prisa para “embellecerme”. Con niños me daba lo que yo llamo “un manguerazo” y de milagro, y mi arreglo era a mil por hora y con un ojo en el espejo y el otro en ellos. Un besín y me ha gustado la sección.

    • Eso es, yo me refiero a los planes improvisados, a estar todo el día en la calle sin pensar en nada más, total si llegabas y no había cena pues un vaso de leche con galletas y a correr…. pero eso ahora es impensable!
      Hay que planear todas las salidas “excepcionales”, el parque es lo habitual en eso no hay pegas.

      Pero bueno… lo importante también es saber reírse de esas situaciones en las que andas pilladisma de tiempo y llega el niño y se hace caca justo en el momento de salir por la puerta no?

  2. A mí me paso lo contrario que a todo el mundo cuando me casé. Curiosamente éramos una pareja casera desde el principio, fue casarnos y salir de fiesta todos los fines de semana… Ahora ya pues no, pero no porque no apetezca, sino que por desgracia pues no nos lo podemos permitir…

    • En el post hablo de mis salidas sola, sin pareja, con amigos, compañeros de trabajo… luego en realidad los fines de semana no eramos de salir tanto desde que vivimos juntos, a lo mejor una vez al mes o así, o incluso menos, pero a diario… no pisaba por casa!

      De todos modos salir a pasear no implica necesariamente gastar, salir de copas, cenas, pinchos… eso ya es otra cosa.

    • A mi me gustaría salir más, pero reconozco que me da pereza, aunque estoy deseando que salga el sol y suban las temperaturas para que nos de el aire en condiciones

  3. Totalmente certero. Ahora que las niñas son un poco más grandes e independientes, -ya ves con 5 y 3-, intentamos salir y hacer cosas distintas. Ellas piden parque. Pero vamos de paseo por la ciudad, o a dar una vuelta al perro, o de café con la tía… Pero nada que ver con antes, con hace 5 años. Pero me gusta igual.

    • Todo tiene su gracia, y si lo sabes disfrutar es genial, pero hay días que no puedo evitar echar de menos no tener obligaciones para salir y entrar a la hora que me plazca.

      Ya veremos que tal se nos da cuándo empiece a hacer bueno eso de salir con los dos todas las tardes, que el año pasado con lo pequeñin que era Gonzalo se dejaba llevar sin problemas 😉

  4. Ya ves, Daniela odia las tiendas, los pasillos de los centros comerciales si, pero las tiendas jamás!!!! Así que estamos como tú, en casa por culpa del frío y cuando el tiempo lo permitte, parque, parque y más parque.

    Eso sí, se agradecen los ánimos!

    • Nos conocemos todos los parques cercanos a la perfección, sabemos dónde están los mejores columpios, las horas clave… jaja

      Antes nos sabíamos que prendas entraban nuevas en la tienda cada semana y ahora los columpios.. que le vamos a hacer! jaja

  5. yo supongo que os pasara a todas pero es que me cuesta tanto salir que cuando salgo, casi me toca volver!!!! jaajjaja la verdad es que ahora con el frio me da como pereza pero en cuanto llegue el buen tiempo, a la calle… yo soy muy de calle porque en casa me agobio!!!!

    • Esta mañana que hemos visto un poco de sol nos hemos lanzado a la calle cómo si no hubiese mañana jaja, necesitamos salir!!!

      Si salimos al parque no hay problema, ahora cuándo vas a hacer algo especial pasa lo que dices, que cuándo queremos terminar de arreglarnos y de preparar la bolsa con los por si acaso ya casi es la hora de volver…

  6. Exactamente lo mismito nos pasa por aquí. Bueno, con la diferencia de que nosotros salimos de trabajar a las 19:30… pero antes siempre nos ibamos a tomar unas cañitas, o quedábamos con amigos, incluso alguna vez nos ibamos a cenar fuera… pero ahora nanai de la china, como mucho nos vamos al super a hacer la compra jejejeje.
    Ay, con lo que yo era… 😉 😉

  7. Jajaja a mí también me pasó desde que nació Niño y luego con la segunda. Pero este curso he empezado a salir más por las tardes, ir a comprar, o a dar un paseo, al parque, hacer algo porque toda la tarde en casa se me hace muy largo y los peques también agradecen estar al aire libre. Cuando hace mucho frío o llueve o están malos, no hay planes pero si el tiempo y la salud acompañan, en la calle que estamos! Y el fin de semana, más de lo mismo, a casa de los abuelos, al parque de atracciones, lo que sea!

    • Parece que nos echan de casa eh? estamos todos deseando salir!

      Hoy que ha salido el sol y se estaba relativamente bien hemos tenido calle por la mañana y por la tarde y no veas que felices los niños.

  8. Nosotros éramos de los de no entrar; a diario casi todos los días salíamos a tomar algo y los fines de semana salíamos del pueblo. La verdad es que seguimos saliendo bastante, pero no igual, cuando la gente sale y empieza a ponerse bien el ambiente nosotros nos vamos para casa…yo también esty deseando que empiece a mejorar el tiempo a ver si este año que UBMF es más mayorcito y nos da más tregua.

  9. Creo que voy a ser la nota discordante! jeje!
    Nosotros seguimos saliendo lo mismo o más. Salimos todas y cada una de las tardes, si hace bueno al parque o a alguna terraza, y si hace malo a algún bar o a casa de otros amiguitos. Eso si, hemos cambiado de amigos, jajaja! Los de toda la vida ahora son sobre todo para planes de fin de semana, pero hemos hecho muy buenos amigos con peques de la misma edad, en concreto dos parejas con las que pasamos casi todas las tardes!
    Y que quieres que te diga pero lo agradezco muy mucho. La tarde en casa se hace mucho más larga que si sales. Ademas con 3 peques y 6 adultos el trabajo se reparte mucho mejor, porque los peques juegan entre ellos y no tenemos que estar los 6 siempre atentos, lo que permite tomar un café antes de que se enfríe, jiji!

  10. A mí me ha pasado lo mismo, cada vez da más pereza salir a la calle. Cuando son pequeños no tanto porque con el fular ya dormía pero ahora que hay que estar detrás de ellos, ¡ni una caña se disfruta a gusto! Pero bueno, imagino que serán fases y dentro de unos meses ya podremos soltarlo en alguna placita mientras terraceamos (de ilusión también se vive)

  11. Llevas más razón que un santo!!! Aquí no veas lo que me ha costado explicar a Mr.F que no puede hacer planes tan tan precisos… Como tu dices, ese día pasa algo y salimos más tarde que nunca.
    Un saludo!

  12. Sí hija sí. Nosotros salíamos al menos una vez al mes de fin de semana por ahí, lejitos y de hotel. Eso se ha acabado y desde que nació mi bichilla sólo lo hemos hecho un par de veces. El paseo diario lo mantengo para sacarla a ella.Pero se limita a recorrer el centro del Pueblucho Infernal desde mi casa hasta la de mi madre, allí merendamos y vuelta a casa. Todos los días igual. Aún tengo que dar gracias de que todo el trayecto sea en zona peatonal y llenita de tiendas, porque si no me moriría de la pena.

  13. Me gusta lo de los ánimos ajja.
    Yo soy de llegar puntual, pero salir de casa a la vez que mi.marinovio ya me hacía llegar tarde siempre. Y con la beba imposible llegar a tiempo.yo también entraba y salía mucho de casa, ahora veces contadas y por favor lugares amplios y si tienen juegos y cosas mejor que mejor!!!

  14. Bueno es normal reducir las salidas claro. Sobre todo las cosas que antes hacía sóla han sido completamente exterminadas. Como tu dices yo sin niños me apuntaba a lo que surgiera, pero ahora hago planes de niños. Lo bueno es que en la guardería hice una pandilla con las mamas de los amigos de mis hijos, que viven en mi barrio y entonces está genial porque aunque ahora nuestros peques van a coles diferentes pues solemos hacer los miercoles B&B ( Burguer o Bolas) y mientras los niños juegan nosotras nos tomamos algo y charlamos un rato.
    Cuando eran mas pequeños recuerdo que era imposible llegar a la hora a ningún sitio, pero yo ahora la verdad es que mis hijos están en una edad genial y ya se puede hacer con ellos casi cualquier cosa, menos ir de compras que no les gusta nada.

  15. Nosotros entre semana salíamos menos, pero los fines de semana que no hacia muy malo, raro era el día que no fuéramos por la mañana a hacer senderismo y por la noche de tapeo o cena… Pero ahora nada, como mucho a dar un paseo, a comprar (que ya ves tu que entretenimiento tiene eso) o salir a tomar algo a algún bar cercano cuando vienen amigos. Entre que SB no aguanta demasiado fuera de casa, sobre todo en espacios cerrados y que para salir de casa hay que organizar un batallón, porque las cosas nunca están donde toca y SB lía alguna justo antes de salir, nos los pensamos bastante.

    Besote.

  16. ufff, qué te voy a contar!!! pero vamos, yo soy callejera y eso no me lo quita nadie,jajaja… vamos, que si me fui recién parida con tres a Zaragoza y Alfonso se hizo 10.000 km de coche en su primer año de vida…qué no voy a hacer!! En cualquier caso, lo que sí ha cambiado es la planificación..eso que dices tú de “venga, vamos a tomar un café dentro de un rato” es inviable, necesito saberlo, por lo menos, un día antes, jajaja… Y pr supuesto, la logística no es la misma… Ayyy, qué bien se vivía sin niños pero qué felices somos, jajaja

  17. Ufff… cuando recuerdo las viejas epocas no lo puedo creer! No endientoo como podia ser fines de semana que te acostabas despues de un brunch! (pasadas las 12 del medio dia!) y no tener planes en un finde y que llegue el domingo y darte cuenta que no has pisado casi la casa!… pues ahora todo lo contrario. Hace mucho frio y si no es para hacer algo en concreto no salimos… A las 22 hs yo ya empiezo a preguntar cuando me puedo ir a dormir! Con lo que yo era estamos en estas! A ver si mejora un poco el tiempo y podemos irnos al parque a disfrutar de las terracitas y el solcito! Es que con el frio que hace ni nos apetece salir de debajo de la manta!

  18. Ufff, esa que has descrito no eras tu… Era yo!!! Pero desde que nació Alvaro todo empezó a cambiar y ahora solo salimos al parque y a las bolas. Bueno, ahora a ningún sitio que hace mucho frío, jaajjaajajja
    Ahora estamos recuperando un poco eso de salir porque Alvaro es más mayorcino pero me da a mi que esta situación no nos va a durar mucho 😉

  19. Nosotros no paramos. Todos los viernes a la casa de los findes. El domingo a comer con los abuelos. Como es así desde chiquito está totalmente adaptado. Ni extraña la cama…en cualquier sitio come…Eso si. Lo fastidioso es lo de preparar maletas…para dejarte siempre lo que más necesitas! Pero aun así…esperando el buen tiempo para hacer la primera escapadita del año…pensando en él claro…algún sitio que haya cositas para él…que le guste a él….y todo él, él, él…;)

  20. A nosotros no nos para ni chus: ni la lluvia, ni el cansancio ni ná.
    Además, en el minipueblo nos aburrimos tanto que no nos queda más remedio que escapar frecuentemente 🙂
    ¿Y lo mejor? ¡Los fines de semana en una casa rural con la cuadrilla! Tienes razón de que es una jaleo logístico de la repera pero cuando estás allí todo es taaaan fácil y los niños se lo pasan taaaan bien jugando juntos que es un subido para los adultos y una fiesta constante para todos.
    Creo que Emma, maridín y yo hemos salido juerguistas… 😉
    Un besazo!

  21. Pingback: Tardes de invierno con peques, yo no me quedo en casa! | QUE VIENE MAMÁ PATA

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: