Operación pañal ¿cómo lo hemos hecho?

Hace unos días hable de nuestra operación pañal, empecé hablando sobre si era el momento, si nuestro peque estaba preparado para ese paso tan importante. El post se alargo tanto que decidí dividirlo en dos para que no se hiciese tan pesado. La primera parte es Quitar el pañal: ¿estamos preparados?

Ahora sí, vamos a ver cómo lo hicimos

Operación pañal: ¿cómo lo hemos hecho?

Vuelvo a repetirme pero es muy importante, hay que empezar cuándo veamos que el niño presenta señales de estar preparado, de poco sirve querer quitárselo si él no lo está, lo único que podemos conseguir es crear un problema, que se contenga, que se sienta mal por hacerse pis, que nosotros nos desesperemos… por eso creo que es mejor esperar un tiempo y estar un poquito más seguros.

También vuelvo a repetir (ya lo dije en el post anterior) que este es el método que nosotros hemos usado, que no digo que sea el mejor, ni el más conveniente, pero a nosotros nos ha ido muy bien por eso lo cuento, habrá mil métodos mejores no lo dudo.

Ahora si, venga, que a este paso no empiezo nunca!

Unas 7- 8 semanas antes de quitarle el pañal empezamos a adquirir unas rutinas.

Por la mañana después de desayunar un poquito  antes de ir a la guarde le ofrecía hacer pis en el orinal. Cómo digo un ofrecimiento, nada de obligarle, pero le decíamos “Leo te sientas en el orinal por si quiere salir un poco de pis mientras leemos este cuento?” Pues había días que si y días que no. Si decía que no pues no pasaba nada, si decía SI venían las frases de ánimo “anda que bien que te sientas, a lo mejor hay suerte y sale pis”. La verdad es que los primeros días no salía ni una gotina pero da igual, le animábamos de la misma manera.

Cuándo salió un poquito de pis aquello fue una fiesta, “que bien Leo!”, “mira el pis”,  “genial, choca!”… bueno todas esas cosas que sabemos que les gusta oir, eres un campeón… pero sobre todo le hacíamos ver lo importante que era, ni que decir tiene que el pis se paseaba por toda la casa y los veíamos todos los habitantes 🙂

Claro, con esa motivación el niño en seguida empezó a hacer pis de forma rutinaria, pero seguíamos sin decir nada del pañal, ni mencionarlo.

Cuándo vimos que por la mañana lo hacía, añadimos la rutina al poquito de terminar de comer antes de la siesta y por la noche antes de irse a dormir (por la noche en el WC con el adaptador). En la guarde también empezaron a ponerlo a media mañana.

Cómo el ya sabía lo que había que hacer le resultó más fácil hacerlo. En pocas semanas lo cogió por costumbre incluso por la noche conseguía hacer caca y todo!

Elegíamos esas horas por ser las que más fácil era acertar con el que hiciese pis.

Para conseguir que se sentase en la taza, probamos a jugar a escondernos debajo de la toalla allí sentados, por ejemplo. Aunque lo que nos vino muy bien y de hecho seguimos haciendo es leer un libro.

Cuándo vimos que lo tenía instaurado pensamos que era el momento de decir adiós al pañal. Hablé con su profe y nos pidió que llevásemos camiseta, un par de pantalones, un par de calzoncillos, calcetines e incluso unas zapatillas por si acaso y empezaríamos ese lunes. Ella nos aconsejó que una vez decididos a quitar el pañal ya no se ponía a nuestro antojo, sólo sería para dormir, si había que montar en el coche se ponía una toalla o un empapador y listo, pero nada de cómo ahora nos interesa te ponemos el pañal  para salir a tomar algo o cosas así.

Me pareció muy lógico, así que a por todas!

El sábado por la mañana con el pañal puesto fuimos a comprar calzoncillos, ya teníamos pero pensé que íbamos a necesitar muchísimos y que no estaría de más que fuese él quién los eligiese, para concienciarse un poquito más.

operación pañal, nuestra experiencia

Le explicamos que le quitaríamos el pañal porque ya era mayor y que cómo casi siempre hacía pis en el orinal pues que estaría más cómodo sin pañal. Todo explicado cómo algo buenísimo para él, con una sonrisa…

Cuándo llegamos a casa el pañal se lo quitamos, le dijimos que si quería ponerse unos calzoncillos (no esos que habíamos comprado que primero tendrían que pasar por la lavadora), él eligió cuál ponerse y probamos. Antes de echarle la siesta hizo pis en el orinal y le pusimos el pañal. Al despertarse de la siesta remoloneo un poco para quitarse el pañal, pero le dije ¿Te acuerdas que estabas más cómodo sin pañal y que cómo eres mayor te íbamos a poner unos calzoncillos chulos? Pues ale, tan feliz. Pis en el orinal y calzoncillos puestos.

Cada 5 minutos (cansina que es una) le recordaba que no tenía el pañal puesto que si quería hacer pis me lo dijese. Bueno, pues a media tarde se hizo pis encima, vamos, lo más normal del mundo. ¿Qué hicimos? Nada de reñirle ni nada de eso, “no pasa nada Leo, es normal, estamos aprendiendo a hacer pis en el orinal así que poco a poco” Le cambiamos otra vez calzoncillos y listo.

El primer día superado, un escape y nos fuimos a dormir con el pañal.

2º Día: Domingo

Nos levantamos tan contentos, hizo pis en el orinal y fuera pañal, cada cinco minutos, “Leo, ¿quieres hacer pis?” “No” Paso un buen rato y el niño no quería sentarse a hacer hasta que se lo hizo encima. No pasa nada, pero Leo cuándo quieras hacer pis, nos lo dices vale?, pero algo no le debía cuadrar porque no estaba cómo el día anterior, de hecho le cambiamos y a los 10 minutos se volvió a hacer pis, y a los 5 minutos otra vez, pero me daba la sensación que nos estaba desafiando, que se estaba haciendo pis a posta.

Llego la hora de comer y habíamos quedado en ir a comer a casa de mi hermana, pensamos que era mejor no cambiar los planes, adaptador en mano y mochila con ropa por si acaso y ale, (viven a 5 minutos andando, malo ha de ser…). Llegamos allí y él feliz enseguida se baja los pantalones para enseñarle a mi sobrina los calzoncillos y le dice que ya no lleva pañal, se ponen a jugar y le pido a mi sobrina que le pregunte de vez en cuando que si quiere hacer pis pero se lo vuelve a hacer.

Le cambiamos y lo mismo, “no pasa nada Leo, pero si quieres hacer pis es mejor que nos lo digas porque así no te mojas”

Pero a estas alturas yo ya estaba que me subía por las paredes, dudaba de si era el mejor momento, de si el niño lo estaría pasando mal… bueno un agobio total, y era el primer día!

Le echamos la siesta con el pañal y cuándo se levantó vuelta a la nueva tarea, cada 5 minutos preguntarle si quería hacer pis, en toda la tarde hizo una vez pis en el orinal pero porque le pusimos no porque él nos dijese que sí, con lo cuál yo dudaba de si realmente no sería mejor esperar otro mes…

Antes de cenar le pregunté por rutina y sin ninguna esperanza “Leo, ¿quieres hacer pis?” su contestación “No, bueno… a lo mejor sí” le cogí rápidamente y le lleve corriendo a la taza e hizo pis. Hizo pis, consciente de que quería hacerlo, no porqué le hubiese sentado cómo siempre, mi cara de alegría y de relajación debió ser tal que el niño me preguntó “¿por qué pones esa cara, mamá?” “cariño, porque estoy muy contenta de que hayas sabido que querías hacer pis” no os podéis imaginar la sonrisa que puso, de verdad, se sintió súper orgulloso de sí mismo.

Antes de dormirse volvió a hacer pis y caca, dejándome a mí muchísimo más tranquila sabiendo que no estaba reteniendo nada, y al día siguiente a la guarde!

Fue con su mochilita preparada  y con los calzoncillos puestos y volvió con los mismos, ni un escape! ¿sabéis lo que le dijo a mi madre cuándo llegó de la guarde? “Que contenta se va a poner mamá cuándo vea que no me he hecho pis”

Durante la primera semana tuvimos algún escape pero cuándo estaba jugando con mi sobrina o mi hermano que vino por esos días y por no parar de jugar se lo hizo encima, pero ya, nada más. Hemos salido de paseo, hemos hecho planes… y sin problemas.

Después de la primera semana en la que cada 5 minutos le preguntábamos si quería hacer pis, le dimos un poco de margen, dejarle tranquilo y cuál fue mi sorpresa que cuándo tuvo ganas fue a buscar el mismo el orinal, se bajo los pantalones y se sentó él solito sin ayuda de nadie. Es decir, que muchas veces si les dejamos  a ellos solos son capaces de demostrarnos que pueden! que somos muy pesadas!! Yo la primera.

A las 3 semanas de no llevar pañal durante el día, le pregunté si quería que le pusiese el pañal por la noche y en la siesta, me dijo que ya no quería pañal. En contra de la voluntad de mi pareja, yo ya me había envalentonado dije ale, si hay que levantarse a cambiar sabanas se cambian pero no pienso desaprovechar esta oportunidad y hasta hoy, solamente una vez se ha despertado llamándonos que se hacía pis y se mojo un poco el pantalón ni siquiera las sábanas.

A todo el mundo le dice que no tiene pañal, se baja los pantalones en cualquier momento para enseñar sus calzoncillos… y yo feliz de conseguir una retirada del pañal tan buena.

Al final me he alargado muchísimo pero dividir el post en dos se me hacía muy pesado, espero que no os haya aburrido mucho pero quería contaros los detalles que para mí han sido importantes.

Hasta aquí nuestra Operación Pañal, con Leo, ya veremos cómo lo hacemos cuándo nos toque con Gonzalo, creo que hay que adaptarse a cada niño y lo que nos vale para uno puede no valernos para otro. Espero que os sirva, que podáis coger alguna idea para empezar con vuestros peques.

¿Estáis en plena Operación Pañal o todavía os queda?

NOTA: Adaptadores para WC hay muchos, mi recomendación es que sea el propio niño quién lo elija, el que más le guste pero que sea sencillo y para los viajes nosotros compramos uno plegable como este y genial

47 comentarios en “Operación pañal ¿cómo lo hemos hecho?

  1. Enhorabuena!!!! Me alegra que al inal te hay aresultado tan fácil. Yo lo hice muy parecido pero confieso que recurrí al sobrono, a la nena le prometí una colonia de Teo si quitaba el pañal en un tiempo y como fue cumpliendo todo muy bien al fianl como era un detallito se la compré. La clave, creo yo, está en animarles mucho, en mi caso se notaba y no regañarles por los escapes.
    Al principio parece un mundo pero luego todos podemos hacerlo, el caso es que el niño esté preparado y nosotros nos armemos de paciencia.
    Un besín y ya tienes un niño mayor en casa.

    • Mujer, eso no es un soborno jaja
      Aplicar la economía de fichas era mi plan B pero cómo ves no hizo falta, lo ha llevado muy bien, así que con uno cumplí, con Gonzalo ya veremos que tal sé nos da pero de momento reconozco que me he quitado un peso de encima

  2. Qué alegría!!! Yo lo intentaré dentro de unos meses. La verdad es que aún no veo a Alvaro preparado y después de la intentona fallida del verano pasado no quiero precipitame. Pero si me dio para un post de anécdotas divertidas de la op y todo, ajjajajaja.
    Cuando lo intentemos llevaremos a cabo tus consejos. Muchos ya los pusimos en práctica la otra vez, pero seguro que la próxima tienen mejor resultado.
    Besitos

    • Yo creo que todos tememos ese momento, pero también es cierto que muchas veces, otras no, que es más fácil de lo que nos parece pero eso si, sabiendo esperar el momento adecuado

  3. Qué fácil parece!!! jejejejeje Me alegro mucho de que haya sido tan fácil, sobre todo para él, que no se haya sentido mal y que esté así de orgulloso.
    Enhorabuena!!!

  4. Miss L tiene 20 meses y ya dice caca y pis, pero después de hacerlo. Por ahora estamos leyendo algún cuento relacionado y me suele acompañar al aseo a mi casi siempre (porque estamos las dos en casa y es mi sombra 😉 ). Es demasiado pronto, pero si sigue así igual en verano lo intentamos…
    Gracias por contarnos tu experiencia!!
    Un besote

    • Yo empecé con un cuento el año pasado, nos gustaba mucho y lo hemos leído mil veces pero luego cuándo le he ofrecido cuentos para sentarnos a hacer pis siempre ha opado por otros, pero yo creo que están bien para que empiecen a familiarizarse con el tema.

  5. Me has dado muchísimos ánimos con tu post, en serio. Nosotros nos tenderemos que plantear nuestra operación particular como muy tarde para el verano… Ojalá Redondo se lo tome tan bien como Leo

  6. Qué bien que se adaptase tan bien! La verdad es que los primeros días desesperan! En mi caso fue una semana, pero parecía que nunca iba a hacerlo donde toca! Hay que tener un poco de paciencia y sobre todo animarles y no reñirles, que a todo tienen que aprender y adaptarse!

    • Realmente yo no me puedo quejar porque día malo sólo fue ese domingo por la mañana, el resto ha sido cambiarle una vez algún día suelto pero nada más.

      Tu lo has dicho, paciencia y animarles mucho! lo de reñirles nada de nada.

  7. Que facil parece! ! ojala lo sea en la práctica 😉
    Me has recordado cuando enseñamos al perro a hacer sus cosas en la calle, mas o menos fue la misma técnica, solo espero que no dure tanto! xD Yo espero quitarselo este verano con 2 años, a ver si hay suerte!

    • En la práctica ha mi me ha resultado fácil, ha sido tal cual lo he contado, pero claro, también es cierto que eso lo digo ahora, no sabes el miedo que tenía antes de empezar… jaja

      Pues mucha suerte en verano!

  8. Una de las cosas que más recuerdo de mis operaciones pañal fue eso… lo pesada que me volví con cada poco tiempo preguntarle si quería hacer pipi… es como si tuviéramos un botón que se pone en modo on cuando les quitamos el pañal.. y seguro que los niños piensan que nos hemos vuelto locas..jejejeje..

  9. Enhorabuena y qué gusto que hayaido como la seda, de verdad. Qué mono Leo y qué orgulloso se ponía contigo… Es un gusto verles así. A nosotros nos queda mucho muchísimo… A ver cómo se nos da. Oye, y genial lo de los calzoncillos, no había caído en ello. A veces estos incentivos ayudan y mucho. ¡Tomo nota!

    • Lo de los calzoncillos es una bobada, pero oye.. no cuesta nada hacerles participes y si les motiva otro poquito pues mejor no?

      Seguro que os va mucho mejor de lo que piensas, ya lo verás 🙂

  10. Qué locura esos primeros días! A todas hora a ver si hace pis, venga, para que no se escape, aunque siempre algún escape hay. Muy importante hacerles ver qué bien lo hacen y no reñirles cuando se escapa. Los calzoncillos nuevos son una emoción (no sólo para Tate) y también ayudan. Yo este verano me toca con Coque, a ver qué tal se da…
    Enhorabuena! Un post genial!

    • Yo me imagino que tener una experiencia previa hará que todo sea más fácil, no?

      Parto de la idea de que algún escape es hasta necesario! sino cómo van a saber que tienen que ir al orinal, tendrán que notar que están mojados para que lo puedan asociar.

      Comparto lo de no reñirles.

  11. qué bien que fuese tan fácil!!! con Alfonso también resultó muy sencillo y en menos de una semana no había escapes, lo bueno es que fue en pleno verano y el estar en la piscina o al aire libre y con poca ropa, facilitó mucho las cosas.. ah, y un orinal con música!!jajaja… Sin embargo lo d ela noche nada, y además es que sigue amaneciendo con el pañal super cargado…es que duerme profundamente, el otro día estaba yo despierta, le oí que caía de la cama, fui y se subió a la cama medio zombi, sin decir nada! asi q se prevé operación nocturna dura! y la de Rafa nos toca este verano, ver veremos …

    • Con Rafa sólo tienes que utilizar las palabras mágicas: “así puedes estar más tiempo pegado a Alfonso” jajaja

      Pues fíjate que a Leo el orinal que ha usado ha sido el más básico de todos! teníamos uno de peppa pig y ha pasado de él… para gustos..

  12. Enhorabuena a Leo!!. Un gran paso hacía su independencia. Nosotros empezamos este mes. Nos avisa y a veces se sienta pero no hace…otras no quiere sentarse…vamos sin prisa….

    • Pues seguro que le va estupendamente, ya lo verás, vosotros ofrecerle sentarse pero sin presionar que además queda mucho para el cole y en la guarde os ayudan mucho.

  13. Nosotras estamos preparando el terreno, pero la patita pasa olímpicamente del orinal y del wc. Sus muñecos son unos campeones porque hacen pis y kk en el orinal pero ella ni se sienta, jiji!. Pero controla perfectamente cuando lo va a hacer porque te lo dice.
    Lo de los calzoncillos es genial, yo también le he dicho que si ella quiere usar braguitas como ama y me dice que si porque son muy bonitas, jiji! A ver cuando nos animamos a dar el paso!

    • Pues ella misma os dirá, si lo controla y los muñecos son unos campeones por hacer pis en el orinal pronto querrá ser ella la campeona!

      Y ya sabes, llevala de compras… jaja

  14. Mi madre ya tiene preparado el orinal y un reductor de la tapa del váter para ir acostumbrando a mi bichilla. Bueno, lo tiene todo comprado desde que ella tenía 9 meses, pero ¿cómo vamos a iniciar la operación pañal siendo tan pequeña? Es que no iba a entender tantas estrategias. Sólo me queda confiar en que cuando llegue el momento no sea nada traumático. A vosotros creo que os ha idos bastante bien.

    • No tengo ninguna queja de cómo nos ha ido a nosotros, estoy encantada.

      Mi hermana dejo el pañal a los 17 meses pero tampoco creo que sea lo habitual… aunque si tu madre es feliz en casa con el orinal pues ya está, así ya lo tenéis cuándo llegue el momento jaja

  15. Hola! Nuestra operación pañal empieza mañana, pero tengo que decir que no las tengo todas conmigo. Me ha animado leer tu post porque sí veo cosas similares, tanto en la actitud de tu hijo Leo como en la tuya propia (dudas). Estoy bastante agobiada con el tema a pesar de que sé que es lo peor que se puede estar, pero en septiembre empieza el cole y si allí se hace pis o caca me llamarán para ir a cambiarlo. Mi hijo Joel es de diciembre así que tiene poquito más de 2 años y medio. ¿Y si aún no está preparado? ¿y si le “obligo” a pasar por algo para lo que todavía es demasiado chiquito?… no tendría tanta prisa si no fuese por el tema del cole, que para mí opinión comienza demasiado pronto, y precisamente por eso, porque son tan pequeñitos, los colegios deberían asumir la responsabilidad de continuar con este aprendizaje, con todo lo que eso conlleva.
    Mi hijo ha ido a guardería y fue el único de su clase que terminó este curso con pañal. Según sus cuidadoras no lo veían preparado. Consiguieron que hiciese algún pis en el wc (2 ó 3) pero no vi que cambiase de actitud por eso. Además estamos en la época de las perretas, con lo que nos las arma por menos de un céntimo. A veces no quiere poner el pañal y al rato no quiere quitarlo. Parece que no le molesta ni el pis ni la caca. Uffff… ¡que desesperación! Incluso decidimos no irnos de vacaciones este verano por culpa de este tema, porque nos parecía algo para tratar dentro del propio hogar (no por el mundo y de hotel).
    El domingo pasado hicimos una prueba y lo tuvimos sin pañal todo el día. De primeras ya hubo guerra para ponerse los calzoncillos. Creo que 2 horas tardó su padre en conseguirlo. Yo ya iba deambulando de habitación en habitación sin saber qué cara poner. Luego se hizo pis varias veces (no muchas tampoco), parece que aguanta bastante tiempo. En el wc no hizo ninguno, al lado sí, pero dentro… !!!ninguno!!! Parecía como asustado cuando se meaba por encima pero luego pasado el susto… a otra cosa mariposa y no quería ni cambiarse de ropa. Le preguntábamos cada equis tiempo y siempre decía que no. Desde luego nada de regañarle. Pero no sé, a pesar de ser solo la experiencia de un día, no fue muy alentadora.
    Bueno, siento haberme extendido tanto pero creo que me hacía falta desahogarme (jejeje).

    • Para empezar mil gracias por comentar, y por otro lado encantada que te hayas desahogado aquí, espero que tengas mucha suerte con vuestra operación pañal, eso sí, muchísima paciencia y mano izquierda.
      A mi me daba muchísimo miedo, y al final en unos días se resolvió todo genial.
      Deja que sea él quién escoja los calzoncillos, aplaudirle a rabiar con cada pequeño logro…
      Hasta mediados de septiembre tenéis tiempo no te agobies mucho que eso lo transmitimos.

      Si es que son muy chiquitines!
      Mucha suerte! Y espero que vuelvas para contarme que tal ha ido todo!

      • Mal… mal… mal… la cosa va muy mal. Supongo que mal para mí porque ya estaba agobiada antes de empezar. Igual para las personas que ya han pasado por esto resulta todo de lo más normal.
        Mi hijo es muy testarudo y tiene demasiado carácter. Me da la sensación de que su negativa a sentarse en el wc es más un tema de salirse con la suya y mantener toda nuestra atención, que un tema de no estar preparado. Lo digo más que nada por cosas que él nos dice donde hemos visto que entiende perfectamente para qué se usa el “retrete”.
        Las veces que hemos conseguido que se sentase fue a base de chantaje, aprovechando algo que él quería en ese momento y que no le daríamos a no ser que se sentase. De todos modos, si en ese momento no tiene ganas de hacer pipí… de poco nos sirve. Luego, cuando realmente sí tiene ganas, después de aguantarse mogollón de tiempo, termina por hacérselo encima, porque ni llevándolo en volandas se quiere sentar. Y vaya, para todos aquellos que me han dicho que lo deje meado para que se sienta incómodo y así aprenda y bla bla bla… nada de nada… a mi hijo le da igual estar meado que cagado.
        ¿Cómo hago para abordar este tema?… otros consejos han sido hablar con él y explicárselo… jajaja… como si le entrara por un oído y le saliera por el otro. Ni viendo a su prima un año mayor, ni viéndonos a nosotros, ni diciéndole que vamos a regar las plantas con el pis, ni ofreciéndole contarle un cuento, ni poniendo al perrito de peluche al lao en la bacenilla… vamos… que va por libre totalmente.
        Lo peor de todo es que tengo la sensación de que él también está agobiado. Creo que sabe perfectamente que lo que está ocurriendo es un cambio que le afecta y que nadie le consultó. Así que se enfada más de lo normal, cuando se hace pis, cuando queremos que se siente, pero también en otras ocasiones (perretas por cualquier cosa). Y todo ello hace que su padre y yo también estemos muy agotados. No vemos progresos y su actitud negativa a no querer acceder a nada también nos desanima mucho. En resumen, que no estamos disfrutando de nuestro hijo ni de nuestras vacaciones con él. El tema “quitar pañal” se ha convertido en el centro de todo, de nuestras conversaciones y hasta de las conversaciones con otras personas.
        Yo personalmente no sé cómo hacer para darle la importancia que se merece y tratarlo con toda la naturalidad del mundo. Mucho menos pensando en la cuenta atrás para que empiece el colegio, que aquí empieza el día 10 de septiembre.

        • Vaya… yo que quería leer buenas noticias…
          Entiendo que estes agobiada, el tiempo corre y no ves avances.
          Ya sé que desde fuera todo se ve más fácil y que lo que yo te pueda decir es desde la distancia, sin conocer a tu hijo ni la situación poco te puede ayudar, pero por lo que cuentas y desde la tranquilidad de verlo desde fuera, yo creo que lo que haría sería darle unos días. Fin de agobios. Levantarte y decirle, mira ahí tienes lo calzoncillos y el orinal y ahí tenemos los pañales.¿Qué quieres? ¿Te quieres poner los calzoncillos o te pone mamá el pañal? y lo que el decida, sin más agobios por unos días. Ni recordarle el orinal ni nada a no ser que él saque el tema. Os relajais todos y pasados un par de días con las pilas cargadas de nuevo volver a hablar con él.
          Lo mismo os sorprende y viendo calma en casa él mismo decide orinal y calzoncillos antes de que se terminen esos días de tregua, y sino es así, lo volvéis a intentar desde el principio.

          Ya sé que el día 10 de Septiembre esta ahí, pero bueno, es más de un mes de margen para aprender, y con el periodo de adaptación también ganamos unos días, no?

          Disfrutar de las vacaciones! que sólo son unos días y hay que aprovecharlos. Quiero noticias!!

          • Hola!… traigo buenas noticias. Aún me parece increíble pero mi pequeño ya pide pis. Bueno, más o menos, quiero decir, que vamos por el buen camino y que desde hace unos días son más los que hace en el wc que los que no.
            Fue de la noche a la mañana, cuando él quiso, como me dijo una vez mi cuñada. Y así fue, cuando menos lo esperábamos, un día dijo que le dolía la pirulina y su padre que era quien estaba con él en esos momentos le dijo que eso era porque tenía ganas de hacer pis, que si quería hacerlo en el baño… ¡y él accedió!
            Hoy por ejemplo van 2 de 2. Increíble, me encanta escucharle mear… jajaja.
            Tengo que decir que traté de cambiar el chip porque llegué a estar sumamente agobiada. No veía ningún tipo de progreso y el tiempo iba pasando. No sé si fue por eso, por sentirse menos presionado, no lo sé. También he delegado más el tema en mi marido que tiene algo más de paciencia.
            La caca todavía se la hace encima. Supongo que ese será otro pequeño reto a superar. Pero que ya no tenga esa negativa constante a sentarse, ni a poner los calzoncillos, ni a cambiarse de ropa… bueno, a veces todavía prefiere quedarse con la caca en el culete.
            Sea como sea es una muy buena noticia, que sinceramente veía muy lejana.

          • Qué alegría leerte!!

            Me alegro mucho de ese gran progreso, el resto vendrá rodado ya lo verás. En cuanto él se vea capaz de ir sin pañal, de identificar cuando tiene ganas… En pocos días lo tenéis solucionado.

            Me alegra un montón que lo llevéis mejor y con menos agobios, y mira, todavía quedan varias semanas por delante para “terminar de pulir” la operación pañal. Enhorabuena!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: