Maternidad

Cómo afrontar la muerte de una mascota

Hoy Isabel No sin mis patucos, nos habla sobre cómo afrontar la muerte de una mascota.

La verdad es que es una de las razones por las que siempre me he negado a tener una mascota, una entre varias, aunque ya sabéis que finalmente hace unos meses admitimos a dos periquitos en casa.

Os dejo con ella que nos cuenta cómo reaccionaron sus hijos y cómo ha conseguido encontrar la manera de que los niños lo lleven un poco mejor.

Cómo afrontar la muerte de una mascota

Nada nos hacía pensar que nuestra Hamster iba a morir, nada nos hizo pensar que estaba mal o que era viejita. Es verdad que cuando compramos a Pipa, nuestra Hamster, sabíamos que viven alrededor de los dos años, y este verano los cumplía, pero tenía tanta vitalidad que ni por un momento pensamos que se acercaba el fin.

De hecho el día en que ocurrió la tragedia, los niños estuvieron jugando con ella por la tarde. Vino a casa un amigo de Alejandra y a ella le gustaba sacarla para enseñarla a los amigos y presumir de mascota.

Por la noche, cuando ya estaban los niños en la cama, fui a verla como todas las noches y a abrirle la jaula para que saliera a pasear un poco y allí me la encontré, tumbada en el centro de la jaula,  sin vida. Me impactó tanto que llame corriendo a mi marido pero claro Alejandra me oyó y vino también corriendo.

No me había planteado como sería este momento ni como reaccionarían los niños. Así que cuando Alejandra vio a su mascota muerta yo no sabía muy bien que decirla. Ella no dejaba de llorar y llorar. Entonces le propuse ponerla en una cajita con algodón para guardarla y como el fin de semana íbamos al pueblo, podríamos enterrarla para que fuera al cielo.

Esa noche fue complicada, Alejandra no podía dejar de llorar por lo que le costó conciliar el sueño. Y lo peor es que Diego todavía no sabía nada.

A la mañana siguiente, cuando Diego se enteró fue también una auténtico drama. No querían ir al colegio. Sólo querían llorar y llorar. Es increíble el cariño que se coge a una mascota.

Esa mañana cuando fueron al colegio, luego me contaban los dos que habían estado llorando en clase contándole a sus amigos lo que había pasado. Pero estaban contentos porque todos sus compañeros les habían animado y les habían apoyado muchísimo.

Creo que mis hijos ya entienden lo que es la muerte, pero es verdad  que, con independencia de creencias y religiones, para ellos fue un alivio pensar que Pipa estaba en el cielo con sus papas y sus hermanos. Necesitan en cierto modo, seguir teniendo una conexión con ella.

Aunque el plan inicial era llevarla al pueblo para enterrarla, por las altas temperaturas de Madrid, no fue posible mantenerla en casa dos días, así que no tuve más remedio que sacarla de casa. Pero para no explicarles a los niños lo que había hecho con ella, improvisé una especie de tumba en unas jardineras que tenemos en la ventana y les dije que la había enterrado allí.

cómo afrontar la muerte de una mascota

Aunque pueda parecer un poco ridículo, sé que a ellos les ayuda saber que nuestra querida Hamster, sigue con nosotros. Se también, que con el tiempo quizás la olvidaran un poco. Pero de momento cada mañana han ido a darle los buenos días y las buenas noches y les gusta poder hacerlo.

Todo esto me ha hecho plantearme que siendo como son los hamster, animales que no interactuan en exceso, que no dan muestras de cariño, y aun así se le quiere. No puedo imaginar tener otro tipo de animal y perderlo.

En nuestro caso era la primera mascota que teníamos en casa, pero ¿como llevaron vuestros peques la perdida de sus mascotas? ¿habéis vuelto a tener mascotas después?

Tags :
3 julio, 2018