Maternidad

Conservar leche materna

Cómo conservar leche materna

Haciendo limpieza en el blog me he encontrado con este post sobre conservar leche materna que tenía escrito desde hace un año pero que fui dejando y se me olvidó que tenía. Ya hace un año que dejé de sacarme leche para dársela después a Gonzalo pero viendo que el post que escribí sobre la comparativa de las bolsas de leche para congelar sigue siendo uno de los mas leídos me ha parecido que podía ser interesante rescatar este post.

La extracción de la leche puede ser necesaria o aconsejable en varios casos, para estimular la producción de leche, por la separación con el bebé de manera puntual, para evitar una mastitis o ayudar a superarla… por la razón que sea es una opción que esta ahí y que conviene conocer la manera más adecuada de conservar la leche materna.

Al menos yo cuándo empecé a sacarme leche (hace ya 4 años de esto con Leo) tenía muchas dudas, ¿se puede mezclar leche de varias tomas? ¿cuánto tiempo dura congelada? ¿cuánto congelo en cada bolsa? ¿cómo la descongelo?

Bueno, pues así es cómo yo lo he ido haciendo.

Conservación de la leche materna:

emperatura ambiente Frigorífico Congelador Leche materna
descongelada
De 4 a 6 horas a entre 19
y 26 °C (66 y 78 °F)
De 3 a 8 días a
4 °C (39 °F) o menos
De 6 a 12 meses a
entre –18 y –20 °C
(0 y 4 °F)
En el frigorífico durante
10 h máx. No la vuelva
a congelar.

(Información sacada de la página de Medela)

Personalmente siempre la guardaba en el frigorífico salvo que se la fuese a dar en menos de media hora, me pilló todo el verano y no me quería arriesgar con el calor.

Empecé congelando unos 70 ml por bolsa con el fin de aprovechar al máximo la leche, los primeros biberones eran de esa cantidad, luego fui aumentando la cantidad que metía en cada bolsa en función de cómo veía que iba tomando el niño. Si os toca sacaros leche  os daréis cuenta de lo valiosa que es y no queréis tirar ni 10 ml así que rápidamente empezamos a echar cuentas sobre cuánto toma y cuánto meter en cada bolsa para no desperdiciar nada.

Se puede mezclar leche de varias extracciones, lo único que tenemos que tener en cuenta es que tiene que estar a la misma temperatura. Yo lo que hacía era meter toda la leche en el frigo y cuándo estaba a la misma temperatura la mezclaba para rellenar las bolsas.

Para descongelar la leche puedes dejarla en el frigorífico y que se vaya descongelando poco a poco, unas 12 horas en el frigo (hay que tener en cuenta que esa leche ya descongelada hay que consumirla dentro de las primeras 24 horas), en un recipiente con agua caliente, la leche se descongela muy rápidamente.

¿Y calentar la leche ya descongelada? sobre este tema he leído de todo, lo más recomendable es meterla en un recipiente de agua caliente, ponerla debajo del grifo con agua caliente… pensad que la leche debe estar a temperatura ambiente, no hace falta que este caliente, ¿cómo sale de la teta? pues a esa temperatura.

Al principio se hace un poco cuesta arriba sobre todo porque los bebés más pequeñitos pasan de estar plácidamente dormidos a despertarse llorando inconsolables por hambre, cuándo la toman de la teta es fácil, pero cuándo hay que preparar un biberón se hace más difícil, o al menos así lo viví yo. Pero en seguida te haces con los ritmos del bebé, vas cogiendo experiencia, todo esto de las horas que ahora parece difícil luego se hace tan habitual que no hace falta ni pensarlo.

A tener en cuenta:

– La leche descongelada no se puede volver a congelar

– Todos los utensilios que utilicemos para la extracción y conservación de la leche deben estar limpios, yo no esterilizaba el sacaleches después de cada toma ni mucho menos, pero si lo limpiaba con jabón y agua tibia a conciencia.

– Conviene etiquetar la leche que conservemos con la fecha de extracción y por supuesto intentar utilizar siempre la primera que guardasemos.

Sobre el extractor de leche  ya sabéis que los hay manuales y eléctricos, yo sólo puedo hablar del que conozco que es el de Medela y la verdad que estoy encantada con él. Compré el Mini electric, que se supone que es de viaje y no es para utilizar habitualmente, lo compré cuándo salí de urgencias por una mastitis con Leo y era el que había, y me ha aguantado dos meses de extracciones diarias con Leo y con Gonzalo más de 5 meses con 6-7 extracciones diarias ósea que eso de que es para uso puntual… ese no ha sido el uso que yo le dí desde luego. Es verdad que al final ya no funcionaba el interruptor, que fue soldado en algún punto… pero aguantó cómo un campeón hasta que di por finalizada la lactancia con Gonzalo.

Pero si tuviese que comprarme uno de nuevo me compraría este

conservar leche materna

Medela Extractor Swing – Extractor de leche eléctrico con tecnología 2-Phase Expression

Bueno, en realidad me compraría el Swing Maxi que es el mismo pero doble con lo cual tardarías mucho menos, pero con este ya estaría conforme porque si el Mini me fue muy bien con el normal estaría encantada.

Espero que os resulte útil mi experiencia en la conservación de leche materna.

¿Conservásteis leche durante vuestra lactancia? ¿os parece útil hacerlo?