Diferencias entre mis fines de semana

Toca post “reflexivo” pero sin llegar a profundizar mucho, que mi cabecita ya no da para más, os voy a hablar de las diferencias entre mis fines de semana de hace 6 años y ahora.

Este fin de semana he hecho algunas de las cosas que hacía antes de ser mamá y haciendo un resumen del finde he notado muchas diferencias, ¿queréis verlas?

Seguro que os sentís muy identificadas:

Plan de Viernes por la tarde: Ir de compras

Hace 6 años (por ejemplo): para empezar nunca iba un Viernes por la tarde de compras porque es cuándo más gente hay y prefiero comprar sin agobios, así que de entrada tendríamos que cambiar de día.

Mi jornada de compras seguramente empezaría con una comida y después tiendas o bien primero tiendas y después cena por ahí.

Entrar en las tiendas sin prisa, coger prendas, probar, pensar posibles combinaciones con lo que ya tienes en casa o bien buscar alternativas en la misma tienda o llevartelo y buscar en otras tiendas esa misma tarde.

Una vez probado me lo llevaba para casa sin pensar mucho más, si una vez que llegaba a casa no me gustaba no pasa nada, seguramente al día siguiente tendría el mismo plan o a los dos días así que lo devolvía y punto.

Tiempo estimado: horas y horas y tardes y tardes, no hay problema

Viernes pasado: evidentemente la intención era ir a comprar ropa para los niños, objetivo unos pantalones verdes y bodys para Gonzalo, resultado: pantalones verdes, calcetines, calzoncillos, bodys y camisetas para ellos. ¿Para mí? entrar en la tienda, plantarme en un lugar estratégico y desde allí visualizar en el menor tiempo posible todas las prendas y bajo presión pensar si le puedes sacar partido (mucho) o sino dejarlas en la percha. Si encuentras algo en esa ojeada el siguiente paso es buscar la talla que creas que puede quedarte bien y pagar, así sin probar ni nada.

Tiempo estimado: 8 minutos máximo (si te llevas algo, sino 3 minutos). No hay mas tiempo que los niños se aburren.

compras con niños
Compré esto y alguna cosina más para mí

Plan del Sábado: comida con amigas

Hace 6 años: más que comida sería cena en la mayoría de los casos. Arreglarte sin prisas, quedar para tomar algo antes, elegir restaurante del que hemos oído hablar bien, cenar tranquilamente y luego unas copas por ahí.

Este Sábado pasado: planificar el día casi con meses de antelación porque casi todas tenemos niños y actividades organizadas, elegir un restaurante en el que los niños puedan disfrutar, espacios amplios, jardín, juegos… la comida es lo de menos aunque hemos encontrado un sitio estupendo en el que se come bien y los niños disfrutan mucho.

Ese día preparar meriendas, discutir con Leo porque no quiere ir, correr detrás de ellos para cambiarlos y ponerlos guapos y tu ya si eso te pones lo primero que pilles pero eso sí, un poco mona que a todas nos gusta ir bien.

Una vez llegado al destino y desembarcar con las bolsas de juguetes, intentar cuadrar los sitios para que los niños esten atendidos y aquí si voy a reconocer que le echamos morro y que se coloquen en la parte de los papás, que para eso las amigas somos nosotras y nos juntamos muy poquito. Lo que no quita que te levantes 50 veces durante la comida para ver cómo van, para pedir otra servilleta, o una cuchara limpia que se ha caído la que tenían…

Las conversaciones han cambiado, siempre empezamos hablando de los niños pero poco a poco volvemos a nuestros temas de antes y me encanta!!!

La sobremesa la alargamos todo lo que podemos, siempre y cuándo haga bueno los niños se entretienen bastante bien en el jardín y nosotras podemos seguir disfrutando de un par de horitas más 😉

diferencias entre fines de semana
postre y café tranquilamente…

Domingo después de quedar con las amigas:

Hace 6 años: plan tranquilo, dar un paseo, preparar algo de comer facilito o incluso ir a comprar una hamburguesa para comerla en casa, toda la tarde en el sofá leyendo con una copa de vino, hablando o viendo la tele sin más.

Este Domingo pasado: a las 6:15 Leo empezó a llamarme, me lo lleve a la cama y me estuvo contando lo bien que se lo pasó el día anterior. Levantarme a las 7:30 para poner lavadoras (si el día anterior estas fuera ahora es un caos, porque se acumula todo el trabajo), recoger la casa, ordenarlo todo, preparar ropas y comidas para la semana  y buscar un rato para preparar los post de la semana que están sin escribir!

¿Notáis alguna diferencia entre mis fines de semana de hace 6 años y los de ahora? No, verdad? jaja

Contadme, ¿os pasa algo parecido?

P.D. MIS FINES DE SEMANA DE AHORA NO LOS CAMBIO POR NADA!

14 comentarios en “Diferencias entre mis fines de semana

  1. Jajaajajajaja, mis fines de semana empezaban saliendo el viernes a cenar y después echábamos un póquer hasta las 4-5 de la mañana. El sábado me levantaba al medio día, perreaba toda la tarde en el sofá y volvía a salir por la noche hasta las mil.
    Eran fines de semanas súper cansados… Yo tampoco los cambio 😉

  2. La verdad que son bastante diferentes!!! Nosotros hacemos parecido, seguimos quedando cada fin de semana con los mismos amigos de siempre, el mismo grupo, pero ahora como dices buscamos restaurantes, bares, que tengan espacio para los enanos, en vez de quedar tarde para salir hasta las mil quedamos prontito y paseamos, buscamos actividades para hacer con ellos… en fin, que no se parecen en nada a los de hace unos años!

    • Uy yo todos los fines de semana no!! quedamos cuándo podemos pero para juntarnos es complicado, eso sí cuándo nos vemos siempre soltamos la frase “que no tardemos tanto en quedar” jaja

  3. El otro dia hablaba precisamente de eso con un amigo y me decía, ¿te acuerdas cuando los sabados por la tarde te ibas de sobremesas y gintonics con las amigas y ahora estas paseando con dos niños en bicis y una en carricoche? ¿Y cuando podías dormir los domingos hasta media mañana? jejeje. Como ha cambiado todo. Pero compensa.

    • Pues si!
      Además que a lo mejor salías a dar una vuelta a las 12:30 del mediodía de casa te liabas te liabas y llegabas de madrugaba y oye, sin problemas, ahora eso es impensable!

  4. Jajaja son clavados. Yo también hago eso dr mirar desde un punto estratégico e intentar elegir algo. Nada de profundizar en los estantes. Yo cuando salgo a comprar es contrarreloj un estrés. Y salir a comer con amigas mola, pude hacerlo sola hace unos finde yuhu

    • Yo alguna vez he vuelto a salir sola, pero la verdad es que ya no tiene nada que ver, vas mirando ropa para ellos (sin querer), compras de otra manera, estás pendiente del móvil preguntando si han merendado bien, si están contentos…

  5. jajajajaj, como me has recordado a mi. Es que encima yo estuve unos cuantos años trabajando en la zona de Princesa, que aqui en Madrid es una calle donde están toooodas las tiendas de ropa. Así que raro era el día que no entraba y me llevaba algo. Ahora casi sólo compro por internet, no me da tiempo para más y tampoco trabajo ya cerca de zona de tiendas así que no hay opción.
    Lo de las comidas vaya si ha cambiado, el domingo pasado quedamos con amigos de la pandilla y claro eramos 6 adultos y 6 niños. Buscamos un restaurante con jardines y columpios para que los niños estuvieran entretenidos, pero lo pasamos muy bien la verdad y como los peques se adoran entre ellos y lo pasan bien, pues los papis estamos un poco mas relajados y disfrutamos de vernos.
    Por cierto tus hijos no destrozan los pantalones, porque yo con Diego es que se rompe las rodillas en dos días. Creo que el patio de mi cole es de cemento armado, jejejej.
    Un besote.

    • Vamos, que nos podemos juntar no? jaja
      Gonzalo todavía no, en la guarde esta todo más cuidadito, pero Leo… yo creo que se restriega por el suelo y ojo que cómo vea un pequeño rozón empiezan a decir que esos están rotos y ya nos los quiere… es muy señorito jaja

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: