Cómo encontrar un espacio seguro

Ya sabéis que cuándo puedo asisto a una Escuela de Padres, reconozco que me encanta asistir y lo llevo haciendo desde hace casi 4 años, tengo la suerte de que la misma psicóloga de la guarde también imparte estas charlas en el cole de Leo así que todos los meses tengo doble sesión aunque con suerte  puedo asistir a una, tienen que alinearse los astros para poder hacerlo 😉

La última sesión a la que fui el tema era «cómo relajar a los niños» o algo así, pero bueno, una cosa es el tema que se plantea y luego otra distinta de lo que allí se habla. De hecho Raquel (así se llama la profe) siempre hace la jugada de poner un tema «gancho» pero luego nos pone el balón en nuestro tejado. Es decir, nos dice que hablaremos sobre como relajar a los niños y terminamos hablando de cómo relajarnos nosotros porque piensa, al igual que yo, que muchas veces los que necesitan relajarse no son los niños sino nosotros.

Pensarlo, cuándo decimos que un niño lleva toda la tarde alterado o cosas así, en la mayoría de las ocasiones lo que realmente sentimos es que nosotros (los adultos) estamos saturados porque teníamos que hacer mil cosas y los peques han reclamado nuestra atención -como todos los días- pero no nos han dejado avanzar, o tenemos una preocupación y lo que menos nos apetece es estar jugando a la plastilina…

Ojo, que también hay días que los niños tienen la jornada complicada pero yo al menos reconozco que el 80% de las veces que lo digo la que esta alterada soy yo 🙂

Bueno, a lo que iba que me estoy enredando mucho.

Una de las cosas que nos dijo fue que teníamos que buscar nuestro «espacio seguro» para intentar calmarnos cuándo estemos nerviosos, cuándo tengamos que enfrentarnos a algo a lo que tenemos miedo… Os invito a hacerlo, pero antes de seguir ¿tenéis 3 minutos para hacer este ejercicio? Si no lo tienes o estas leyendo este post en un sitio con mucho ruido en el que no te vas a poder concentrar prefiero que lo dejes aquí y vuelvas cuándo estes más tranquilo /a.

Espero que si has seguido leyendo es porque puedes hacer el ejercicio, sino el post no tendría mucho sentido…

Ejercicio: Cierra los ojos y concentrate en llegar a un espacio que te de seguridad, tranquilidad.

Cierra los ojos

 

 

 

 

 

 

 

¿has encontrado tu espacio seguro?

Es fácil que no sepas ni por dónde tirar, así que te pongo ejemplos para que si no has conseguido nada lo vuelvas a intentar cuándo estes más relajado, hay quién tiene su espacio seguro en la habitación que tenía en casa de sus padres cuándo vivía con ellos, en una playa, en una casita en el árbol que le construyeron de pequeño, en la montaña, yo hace un par de años hice este ejercicio y mi lugar seguro entonces era la habitación de mis peques, puede ser un recuerdo… cada uno tiene su espacio seguro, pero tiene que ser un lugar dónde realmente nos encontremos bien.

espacio seguro
para muchos este puede ser un ejemplo de un espacio seguro

La profesora nos decía que profundicemos en este lugar, que lo trabajemos describiendo detalles, si hay ruido, los colores, los olores…

Y nos transportemos allí cuándo necesitemos un kit-kat. O un empujón para hacer algo que nos cuesta..

¿Qué os parece la idea? Cómo os decía antes esta clase ya la había tenido hace un par de años pero esta vez yo lo estaba canalizando de otra manera. Pensaba más en cómo hacer para que los niños encuentren su lugar seguro.

Imaginaros, cuándo tienen miedo poderles decir «tranquilo cariño, busca en tu cabeza un lugar seguro » y que le ayude a calmarle.

A mi me pareció que sería buena idea, así que para empezar a trabajarlo poco a poco para cuándo llegase el momento una tarde que estábamos solos Leo y yo y en plan tranquilos le pregunté cuál sería su lugar seguro, pensaba que tendría que explicarle como era el juego, que tenía que imaginar… de hecho pensé que me llevaría mas de un rato conseguir que él encontrase su lugar seguro, y en absoluto, me miro con cara extrañada y me dijo «cuál va a ser, mamá? mi casa, nuestra casa, estar contigo»

No hay más que hablar, los adultos nos complicamos demasiado, intentaré trabajar esto con los niños para cuándo tengan miedo o les cueste algo tengan una herramienta siempre a su alcance.

¿Habéis encontrado vuestro espacio seguro con este ejercicio?

¿Considerais que puede resultar útil trasportarse a ese lugar seguro en determinados momentos?

 

 

10 comentarios en “Cómo encontrar un espacio seguro

  1. Suelo meditar y tengo ( sin saberlo) mi lugar seguro!! Ahora se lo transmitirse a mi hija de 3 años que está pasando una época algo alterada y la verdad se encuentra receptiva ante las actividades que le ofrezco ( su manta que abraza, una señal con la mano que le hago cuando me empiezo a alterar con su comportamiento o cuando ella se empieza a alterar….)
    Gracias

    • La razón por la que más me gusta este sistema es que es algo «no material», por ejemplo, las mantas, los peluches funcionan muy bien, pero no siempre los tienen y para mí, lo más importante es que se sepan tranquilizar sin nosotros, es decir, cuándo esten solos en el cole o cuándo sea y esto es algo que siempre tienen.
      Tamién he leído alguna vez que se concentren en algo que no les va a abandonar nunca cómo es la respiración, pero me parece más bonito y fácil imaginar algo que nos guste y que nos haya funcionado más veces.

      Ya me contarás si a la niña le ayuda y mil gracias a ti por comentar.

  2. Estoy completamente de acuerdo contigo en que la mayoria denlas veces los que necesitamos relajarnos somos nosotros, o al menos a mi si me pasa, qie la que me pongo insoportable soy yo con el ajetreo del dia a dia, las prisas…
    Yo si he encontrado mi lugar seguro, pondré en practica eso de transportarme alli cuando lo necesite, a ver si me funciona

    • Pero ya lo tenías buscado? ESpero que te sirva.

      Y sobre lo primero… cada día lo tengo más claro. La semana pasada precisamente publicaba una foto en Instagram y decía que los niños habían tenido una mala tarde pero yo estaba tan tranquila, ese día realmente ellos habían tenido un mal día, pero las otras 99 veces que lo he dicho la que estaba peor era yo! por estar cansada, preocupada, con necesidad de hacer cosas…

  3. Pues estoy de acuerdo con que muchas veces tenemos que relajarnos nosotras. Hay veces que las cosas que un día me hacen gracia de mis hijos otro día me sacan de mis casillas, y eso no puede ser, claro está.
    Para mi, mi sitio seguro sería mi casa con mi familia. Para mis hijos creo que también, pero por ejemplo Alejandra no se plantea el miedo, ella siempre dice que no tiene miedo a nada, para todo ve solución.
    Sin embargo Diego, que se plantea demasiadas cosas, siente pánico por pensar que me puedo morir o que no estoy cerca o simplemente porque en un momento determinado pierde contacto visual conmigo. El siente que conmigo nada malo va a pasar jamás, y ojalá así sea.
    Te acuerdas que te conté que en mayo iba un finde con isidro a Londres, pues ya está sufriendo por pasar dos días sin mi y eso me hace a mi sufrir y no se como transmitirle la tranquilidad que necesita. Se que luego va a estar bien, pero ya estoy temiendo que llegue el día.

    • Ay pobre! bueno, todos, porque si él no se queda tranquilo tu tampoco te vas bien.
      De todos modos ante niños así que se plantean todo es mucho más dificil, de todos modos seguro que a lo largo de los días lo va viendo de otra manera, no es la primera vez que se separa de vosotros unos días. Espero que encontréis la manera!!

    • Que claro lo tienes!! Se trata de eso, de buscar un sitio y recordar olores, sonidos.. aunque también puede ser un lugar que imaginemos pero yo creo que es más fácil acudir a un recuerdo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: