Espíritus libres

Toca visita en el blog de Isabel, que nos cuenta algo que le ha pasado hace unos días sobre «espíritus libres» y que la tiene perpleja.

Reconozco que cuándo leí la historia también me quedé con esa sensación, no suelo comentar sus post porque cuándo me los envía le digo lo que me parece el tema sobre el que ha tratado ósea que no le cuento nada nuevo, pero esta vez lo haré y a ver si me acostumbro a hacerlo siempre! Pero lo dejo para los comentarios que no quiero desvelaros nada, mejor que nos lo cuente ella.

Espíritus libres

Hace unos días tuvimos el último cumpleaños del curso. No se si os he comentado ya en alguna ocasión que en la clase de Alejandra los celebran todos los niños juntos. Se juntan todos los cumpleañeros del mes y si es época de calorcito pues se hace un picnic en el parque.

Pues allí estábamos tan a gusto, los padres charlando, los niños en bañador mojándose con las pistolas de agua, ……

De repente oigo a una niña decir a otra que la deje tranquila. Vuelvo la vista para ver lo que pasaba y veo que una niña esta persiguiendo a otra. La perseguida esta gritando que deje de perseguirla, está medio llorando y en la cara se la ve agobiada. Una tercera niña intenta decir a la que persigue que pare, pero ella esta partiéndose de la risa, está disfrutando y no hace caso ni a los lloros de una, ni a los gritos de la otra.

De una pasada, me fijé que los padres de ninguna de las niñas estaba atendiendo la escena, así que sin pensarlo, me acerque. Paré a la niña perseguida para decirla que estuviese tranquila. La pobre niña me dice súper agobiada que su compañera no deja de perseguirla, yo ya sabía lo que pasaba porque había visto la escena.

Entonces, y aquí no se si hice bien o mal porque su madre estaba por allí, le dije a la niña que la perseguía que si no se daba cuenta de que estaba haciendo sentir mal a su amiga, que la pobre no podía ni respirar. Pues ni corta ni perezosa la niña me contesta que ella es un «espíritu libre» y que su madre le ha dicho que por esa razón puede hacer lo que le dé la gana. Me quedé tan flipada que le dije que podía hacer lo que quisiera pero que en el momento en que está haciendo daño a alguien ya no está bien. Cual fue mi sorpresa que la niña se pone a gritar con la cara desencajada que ella es un espíritu libre y que yo no la puedo decir eso.

Total que me acerque a la madre y le comenté lo sucedido porque tampoco creo que sea yo la indicada para corregir a los niños de los demás. La madre, dio la razón a su hija, así que alucinada, me di la vuelta y me fui a otro lado.

Después de lo sucedido reflexioné mucho. Quizás yo no debí meterme donde no me llamaban, pero si hubiera sido mi hija a la que están agobiando me gustaría que hubiera algún padre que se acercase a ayudarla.

Por otro lado el concepto de espíritu libre, me parece genial, pero sigo pensando que no se puede disfrutar fastidiando a los demás. Todos queremos que nuestros hijos sean libres, que sepan elegir, que sepan decidir, que sepan decir que si o que no, que decidan con quien quieren estar y con quien no, pero para mi es muy importante que sepan distinguir lo que está bien de lo que está mal. Para mi es fundamental que sepan ser buenas personas y lo siento mucho pero partiéndote de risa cuando ves sufrir a alguien, no es el mejor camino para ser una buena persona.

Lo que más me chirría de este asunto es que esta madre que hace creer a su hija que puede hacer lo que la venga en gana es psicóloga infantil. Y entonces pienso que debería saber sobre estas cosas mucho más que yo. Y a lo mejor soy yo la que no lo hago bien porque cada día lucho por hacer que mis hijos empaticen con la gente, cada día lucho por que sean conscientes de lo que está mal. A lo mejor soy yo la que está equivocada porque les enseño a comportarse con la gente. Quizás me equivoque enseñándoles a respetar, enseñándoles que si alguien les dice no, es no, igual que cuando lo dicen ellos. Que si alguién dice para, es para.

¿Que hubierais hecho vosotras? ¿Le habríais dicho a la niña que estaba haciendo mal?

NOTA: esta entrada ha sido escrita por Isabel (No sin mis patucos)

15 comentarios en “Espíritus libres

  1. A mí me parece muy bien lo del espíritu libre y que cada uno eduque como quiera pero SIEMPRE respetando a los demás

    Tampoco entiendo la actitud de los padres de la niña agobiada, vale que quieras que la niña se defienda sola, que no tengas que actuar siempre… pero hay momentos en los que si tienes que intervenir y si mis hijos lo están pasando mal intervengo.

    Me gustaría saber qué pasaría si la niña agobiada empuja a la otra que haría su madre? ¿También admitiría el «mi hija es un espíritu libre y si quiere pegar que pegue» porque para mí son dos formas de ser violento

    • Exacto, es que si todos les hacemos creer a nuestros hijos que el ser libres implica que pueden hacer daño a los demás, estaríamos creando monstruos.
      Yo tampoco entendí que el padre de la niña agredida no se moviera, pero yo desde luego que no me pude quedar quieta.

  2. es que en nuestra sociedad hay un problema de fondo que no distingue la libertad con el libertinaje…y así andamos!!!! que esto de dejar que niños y adolescentes hagan lo que les pida el cuerpo acaba mal, que ya desde pequeñitos hay que poner límites y normas, y empiezan por el respecto a los demás y a sí mismos…en fin, espero no cruzarme con muchos espíritus libres!

    • Ese es el tema, yo también quiero que mis hijos se sientan libres y disfruten de su infancia, pero no podemos olvidar la importancia del respeto a los demás.
      Si esa niña se estaba partiendo de risa viendo a otra niña llorar, me parece una barbaridad, no tiene justificación.
      Yo desde luego tengo muy claro de mis hijos son mis hijos, que es mi responsabilidad el educarles en la libertad pero también en el respeto y sobre todo enseñarles a empatizar y ayudar a los demás.

  3. Yo también habría intervenido…seguro q me habría venido a la mente las situaciones similares q ha sufrido mi hijo y no habría podido mirar para otro lado.
    A la niña «espiritu libre» le hubiera dicho que si le gustaría a ella que la hicieran lo que ella hacía a la otra nena, que si ella es un espiritu libre, el resto también lo son, por tanto a mí, «espiritu libre» me apetecía en ese momento tirarla un cubo de agua por la cabeza, o empezar a darla patadas…q como la parecía a ella….q claro, como yo también soy un espiritu libre, puedo hacerlo.

    Creo q hay q educar en el «no hagas a los demás lo q no te gustaría que te hicieran a tí», para mí la empatía es la primera regla, sólo con eso, ya hay educación y respeto al resto.

    El otro día en el parque un niño se acercó y pretendía pisotear el castillo de arena q mis hijos estaban construyendo, les trató de llamar la atención, por las buenas, pero sobre todo por las malas, tirando arena, insultando…. yo había notado en él un comportamiento «raro», cómo se acercaba a su hermanita, un bebé q su madre cuidaba en una mantita en el césped…
    He de decir, q su madre se dirigió a él para evitar q destrozara el castillo de mis hijos, pero la verdad, no le prestaba la atención que yo creo q necesitaba, probablemente estaría ya superada…pero eso es otra cuestión.

    El caso es q llamé a mi niño mayor para hacerle ver q ese niño tenía algún problema, asperger….algo así…y que tuviera paciencia con él, mi hijo no lo entendió mucho. Entonces el niño se acercó un poco a nosotros y yo le dije con toda la dulzura q pude, si a él le gustaría que le trataran así, si pensaba q haría amigos si se dirigía a ellos de esa forma…mi voz creo q le calmó, no me miró, pero me trajo una baya de un arbusto cercano, a modo de regalo.

    Poco después cuando nos íbamos, oi a su madre hablando con otra mamá de los problemas q tenía con su hijo, q era autista. Mi marido me miró preguntándome, cómo lo había intuido…

    En fin, todo este rollo para decir que creo q la mayor parte de las veces somos los mayores los q tenemos la «culpa» de los comportamientos de los niños, con nuestra actitud, les marcamos no sólo las acciones, sino los límites…esa niña, «espiritu libre» es una acosadora, y encima se cree con derecha a ello, su madre la está indicando eso y lo peor es q muchas veces el resto somos tan cobardes q nos callamos, para q no nos miren mal, para que no hagan el vacío a nuestros hijos…

    Q difícil decisión, ¿no?

    • Es muy dificil educar, pero si los padres de los niños con un comportamiento incorrecto no hacen nada, debemos hacerlo los demás.
      El caso que planteas es un poco especial porque si el niño realmente tiene autismo, hay que saber dirigirse a el, en tu caso lo hiciste con la delicadeza necesaria.
      El problema de la niña que dice ser espíritu libre, es totalmente su madre. ¿Puedes creer que la madre es psicóloga infantil?. Pues todo lo justifica, haga lo que haga es porque está en edad de hacer locuras . Pero ahora tiene 8 años, cuando la niña tenga 15 espero que le sepa explicar que ya no puede hacer todas esas cosas que antes le permitió. Sobre todo cuando les parece que hacer daño a otro niño es divertido.

  4. ¡¡¡¡Hola!!!! Pienso como todos los que estáis comentando. Yo defiendo la libertad, es un derecho universal, pero siempre que respetemos a los demás. Y acosar a otra persona no responde a ningún tipo de libertad, más bien lo contrario.
    Cuando mis hijos eran pequeños me encontré con un caso parecido, los padres de un niño decían que eran sus amigos y el niño era un acosador un salvaje. Recuerdo que en una excursión escolar a la que fue toda la clase con la prife y conmigo como madre invitada fue terrible, al final casi le rompe las gafas a un señor mayor, y la profe le intentaba explicar qu ehay que respetar, que quizás ese señor tenía una pensión pequeña y no podía comprarse otras gafas, con lo cual no podría ver y le preguntaba si le gustaría que le pasase eso a él, pues oye, el crío como si nada. Y contando cosas que hacía con los padres que me dejaron perpleja. A día de hoy el chico es un veinteañero nini salvaje sin aspiraciones, claro. Yo creo que los padres son padres, no amigos aunque intentemos crear confianza, claro, y los espíritus libres tienen que respetar a los demás.

    • Es una pena, pero creo que en el fondo se está confundiendo un poco el respetar a los niños con dejarles hacer lo que les viene en gana. Ya lo he dicho antes pero es tan importante que sepan diferenciar el bien del mal. Lo pinten como lo pinten hacer daño a alguien no está bien, ni es creativo ni aporta nada bueno a nadie.
      Creo que el momento de educar en valores a los niños es cuando son pequeños porque sino luego ya va a ser muy dificil. No me extraña que ese chico ahora sea así y lo peor es que al final consiguen alejar a la gente de ellos porque quien quiere tener cerca a alguien así.

  5. Oye, que la mía es un espíritu libre asalvajado ¡pero cuando puede! Cuando empieza a perturbar la paz ajena hay que cortarle la libertad. Se puede tener una infancia muy plena, muy libre y muy feliz sin tener que molestar a otros niños o faltar a los mayores. No tengo ni idea de cómo será mi hija en el futuro, pero vamos, que pese a toda la libertad que le damos sabe que hay normas que seguir para respetar al resto de personas.

    • Exacto, todos los niños son un poco espíritus libres y tienen que experimentar, pero tienen que entender que no necesitan hacer daño a otro niño para pasárselo bien, eso es crueldad, no libertad.
      Es difícil saber como van a ser nuestros hijos en el futuro pero estoy segura de que todo lo bueno que les podamos enseñar ahora, servirá para algo.

  6. Espíritu libre??? Anda que la gente esta mas atontada… Eso son los padres que sacan mi «espíritu libre». Que intento que no salga porque ante esas tonterías mi espíritu libre me puede llevar presa!
    Y no es que sea una dictadura, intento vivir con sentido común!
    Madre mía! Lo peor es que son los primeros que se quejan cuando se cruzan con otro espíritu libre o una persona o situación que le pone limites.

    • Eso es lo que no entiendo, que la madre de esta niña no se pueda plantear que si todos educasemos de la misma manera a nuestros hijos sería terrible.
      Creo que todos dudamos si lo estaremos haciendo bien con nuestros hijos, pero cuando pasa algo así me doy cuenta que aunque como padres siempre podamos mejora, al menos mis hijos saben lo que es respetar.

    • Es lo que yo creo, que sin darse cuenta, esta dejando crecer a su hija sin saber lo que es el respeto y sobre todo sin tener capacidad para ver el sufrimiento de los demás.
      Espero que madre e hija puedan reaccionar a tiempo.

  7. Es lo que yo creo, que sin darse cuenta, esta dejando crecer a su hija sin saber lo que es el respeto y sobre todo sin tener capacidad para ver el sufrimiento de los demás.
    Espero que madre e hija puedan reaccionar a tiempo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: