Maternidad

Hermanos pero distintos

Es curioso, rescato este post “hermanos pero distintos” que escribí en Septiembre de 2015, y hoy dos años y medio después la situación es exactamente igual.

El lunes publicaba en Instagram una foto con Gonzalo disfrazado y listo para ir a una fiesta de disfraces y Leo vestido con ropa normal al que me había costado la vida convencerle para salir de casa.

Pensando en esto, me acordé de este post y lo busqué pare leerlo, y lo cierto es que no cambio nada de lo escrito. Porque lo que ya se intuía en su personalidad hace dos años y medio se ha cumplido y siguen comportandose de la misma forma.

Hermanos pero distintos

Son hermanos de padre y madre (eso os lo aseguro 🙂 ) y tienen gestos iguales, muchos comportamientos son idénticos y eso me parece increíble, muchas veces le veo algo a Gonzalo y es cómo si estuviese viendo a Leo con dos años menos, porque son exactos. Pero por otro lado también me sorprendo de lo diferentes que son.

Mi madre siempre lo dice, los cuatro hermanos somos muy diferentes y la educación ha sido la misma para todos, pero yo no tengo nada que ver con mi hermana y sólo nos llevamos dos años pero chocamos un montón, es más diría que casi somos totalmente opuestas.

Y eso es lo que estoy viendo que le empieza a pasar a mis peques.

hermanos pero distintos
Me encanta esta foto, juntos pero no revueltos

Si vamos a un lugar dónde hay música tipo feria, orquesta… Gonzalo ve diversión, se pone a bailar, a aplaudir, se le ilumina la cara…. en cambio para Leo eso es ruido, se agobia y se quiere ir.

Si por ejemplo vamos a la piscina Leo se toma su tiempo para todo, comprueba la temperatura del agua, se lo piensa, se sienta en la orilla… en cambio con Gonzalo todo lo contrario, tenemos que tener cuidado porque si fuese por él se tiraría directamente al agua sin ayuda de nadie.

Si nos encontramos con alguien desconocido para ellos Gonzalo es todo sonrisas y querer llamar la atención en cambio Leo se agarra a mis piernas e intenta esconderse para que no le digan nada.

Si queremos que prueben algo nuevo de comida a Gonzalo sólo hay que acercarse lo a la boca en cambio Leo siempre dirá que no le gusta y nos cuesta un mundo que lo pruebe.

Y así con todo, a Leo le cuesta mucho arrancar a hacer algo porque primero sopesa todas las opciones, le cuesta más abrirse a alguien aunque una vez que empieza no para, prefiere la tranquilidad que no haya mucha gente, en cambio Gonzalo va dónde haya barullo, siempre va llamando la atención para que le digan cosas… supongo que aquí también influye la edad, cuánto más pequeños son tienen menos vergüenza, aunque con la edad de Gonzalo Leo ya iba dejando verse más tímido.

¿Qué es mejor? pues eso no se puede decir, porque igual que digo que a Leo le cuesta mucho entablar una relación cuándo lo consigue se adapta más que Gonzalo.

En ese sentido Leo se parece a mí, siempre os digo que soy muy seta, muy borde pero luego cuándo cojo confianza ya no lo soy tanto 😉

Y Gonzalo es más cómo su padre, rápidamente inicia una conversación con quién sea pero luego le cuesta más mantener esa relación.

¿Qué es preferible? pues según cada caso y cada personalidad es distinta y tiene su parte buena y su parte mala.

Me da rabia porque muchas veces LEo se pierde cosas que estoy convencida que le gustarían por no lanzarse, hace poco nos tuvimos que ir de un cumpleaños al que tenía muchas ganas de ir porque había más niños y no quiso separarse de mí. A Gonzalo no le hubiese costado nada pero una vez que Leo se mete en faena lo disfruta mucho más que Gonzalo que se aburre y se cansa antes.

Cada uno tiene su forma de ser y a mi me gusta que cada uno vaya forjando su personalidad sin tener en cuenta cómo sea su hermano. Yo fomento que cada uno pueda elegir aunque eso implique que haya veces que cada uno vayamos por un lado, es decir si Gonzalo quiere quedarse bailando en una actuación musical pues uno con él y el otro se va con Leo si vemos que se esta agobiando demasiado.

Por supuesto otras veces toca ceder y “aguantarse” con lo que le gusta a su hermano pero creo que también es importante que ellos aprendan a decidir.

¿vuestros peques también son hermanos pero distintos? ¿Ó comparten gustos y aficiones?