Maternidad

Consejos para empezar bien el cole

Hay que empezar bien el cole,  hay que hacerlo con la mayor ilusión posible, no me refiero en esta ocasión  a los adultos, que para muchos también “empieza el cole” este mes por la vuelta al trabajo, a las rutinas…. En esta ocasión hablamos de los peques, sobre todo para los que empieza el cole por primera vez este año.

Muchos empezarán la próxima semana y sino la que viene, aquí empiezan el día 12 por ejemplo, pero vamos mentalizándonos poco a poco aunque Leo tiene muchas ganas de empezar ya y necesita pocos estímulos jaja

Nos tenemos que poner en situación, para ellos es un gran cambio, pasar de estar en casa con mamá, papá, los abuelos o de la guardería a tener que ir por primera vez a algún sitio totalmente desconocido.

Es normal que estén nerviosos, intranquilos, que no duerman bien… pero ahí tenemos que estar nosotros, para tranquilizarlos (aunque tengamos más nervios que ellos), para decirles que todo irá bien.

Cómo siempre digo cuándo trato un tema parecido sobre educación o sobre cómo afrontar los cambios, hablo desde mi experiencia personal, no pretendo sentar cátedra ni muchísimo menos, os cuento cómo lo hemos hecho y si no ha funcionado o no, nada más. De hecho, hablo de nuestra experiencia con el mayor, el próximo año cuando empiece el cole el pequeño es fácil que haya cosas que no me funcionen igual o que cambie en la forma de hacerlas.

 

¿Qué podemos hacer para empezar bien el cole?

1. Lo primero y que para mí es básico en casi todo es que vean a los adultos que estamos con ellos ilusionados con esta nueva etapa, lo repito siempre, cuándo hablo de dejar el pañal, de pasar de la cuna a la cama… para todo. Ellos tienen que vernos felices. No puede ser lo mismo para un niño una madre que le dice “que guay que vas a empezar el cole de mayores” a otra que dice “cariño, vas a empezar el cole de mayores, me da mucha pena porque allí son tan grandes todos y tu tan pequeñito con lo bien que estas en casa conmigo / en la guarde….” ¿qué estamos transmitiendo con una frase y con otra? ¿lo mismo? Para nada!!!

2. Prepararles poco a poco con el espacio físico, hablarles de que van a ir al cole, pasar por allí de vez en cuando y señalar el precioso patio que tienen, o lo bien que se lo van a pasar en el arenero… Es decir, que él niño vaya cogiendo confianza con el sitio, que conozca el edificio, si podéis entrar mucho mejor, hacer el camino al cole dando un paseo y calcular lo que se tarda en forma de juego…

3. Establecer relación con otros niños que irán a la misma clase: nosotros esto lo tuvimos muy fácil porque la mayoría de los niños eran conocidos de la guarde y además viviendo en un pueblo coinciden en el parque muchas veces. De todos modos es cierto que yo pongo especial interés en ir al parque los días previos

Aunque entiendo que este punto es más complicado, nosotros lo tenemos fácil por vivir en un pueblo en una ciudad es más difícil coincidir con la gente, sobre todo porque no los conoces aún.

4. Hablarles de lo que van a hacer allí: Es importante que conozcan el espacio, que conozcan a los niños pero también saber que se van a encontrar una vez estén dentro. Contarles que saldrán al recreo, que jugarán mucho, que cantarán canciones, que aprenderán muchas cosas, haciendo especial hincapié en lo que más les gusta a ellos. Si por ejemplo les gusta dibujar contarles que allí habrá muchas pinturas.

5. Preparar juntos el material escolar: Que elijan la mochila, el babi, enseñarles los libros…

6. El día antes podemos hacerles alguna foto para que luego podamos comparar lo mucho que han crecido durante el curso escolar, medirles… Esto de medirles por ejemplo a los míos les encanta. Se trata de “jugar” un poco y hacerles ver que lo que va a empezar es algo bueno.

 

En realidad son pequeños detalles que podemos ir incorporando a nuestro día a día y que harán más fácil la entrada del niño en el colegio.

Intentar crear una rutina con la hora de acostarse también ayudará a que cuando llegue el momento no tengamos que añadir el problema de levantarse. O si los niños han pasado el verano fuera de casa procurar que los días previos ya estemos instalados.

De todos modos aviso, aunque los niños estén entusiasmados con la idea de empezar el cole puede que llegado el momento no quieran entrar, o el primer día sí pero el segundo ya no… Hay quién va feliz desde el primer día y eso es genial, pero para los que les cuesta un poquito hay que seguir animándoles.

Leo el año pasado estaba feliz con la entrada en el cole pero cuando llegamos allí dijo que no quería entrar, le toco llorar y os aseguro que no se pasa nada bien. En este caso, la profe le cogió en brazos y con mucho cariño le metió en clase, porque es lo que necesitan, saber que del otro lado también habrá alguien que les cuide y se preocupe por ellos. Eso sí, cuándo le fui a recoger salió tan contento aunque al día siguiente volvimos a pasar por lo mismo, el tercer día ya fue fenomenal y hasta el último día ha ido feliz al cole todos los días lo que hace que yo también lo este.

¿Me contáis si hacéis algo especial para preparar a los peques en sus primeros días de cole?