Ilusión o realidad

Ya estamos en modo Navidad y en esta ocasión, Isabel de No sin mis patucos nos plantea un tema muy interesante.

¿Qué es mejor? ¿Alimentar la ilusión o tener claro la realidad?

Además de ser un tema muy apropiado para estas fechas se trata de algo que está generando numerosos debates en estas últimas semanas. Os dejo con ella.

Ilusión o realidad

En unos días visitará nuestras casas nuestro queridisimo Papa Noel. Mis hijos ya llevan días, por no decir meses, esperando con ansiedad e ilusión recibir esos regalos que han escrito en sus cartas.

Cuando eran bebés no recuerdo llegar a plantearnos si estábamos seguros de formar parte de esta ilusión irreal. No recuerdo pararme a pensar si debía o no debía “engañar” a mis hijos a cambio de que vivieran algunos momentos con máxima ilusión. Y es cierto que cuando ves sus caras porque el Ratón Pérez les ha dejado una carta, o porque Santa es capaz de dejarles regalos en tres casas o porque Sus Majestades los Reyes Magos entran con camellos y todo a nuestro salón y se beben hasta la leche, parece que todo merece la pena. Sentimos que les estamos haciendo felices y con eso nos vale.

Pero, no se porque, este año me he parado a pensar. Quizás porque veo que mis hijos se van haciendo mayores y me da miedo que llegue el momento de explicarles la verdad. Miedo, porque en el fondo me siento un poco mal por haberles mentido, que se que me lo perdonarán porque a todos nos ha pasado, pero me da miedo su reacción. Sobre todo me da miedo porque uno de mis hijos se lo toma todo muy a pecho y se que va a sufrir, se que le va a enfadar saber la verdad, se que le va a costar aceptarlo y se que me va a preguntar porque y porque hasta la saciedad.

Siempre hay algún niño en el colegio que sabe la verdad y lo va contando a todos. Y el caso es que aunque mis hijos tienen 7 y 8 años, nunca jamás me han dicho que hayan escuchado nada la respecto, y eso que a Diego siempre le sorprende mucho las diferencias de regalos en unas casas y otras. El problema es que si se enterase Alejandra, pues cumple 9 años en enero y puede ser razonable que lo sepa, pero es que Diego tiene 7. En esta casa, si se entera uno, lo va a saber el otro porque todo lo aprenden juntos, siempre han ido a la par en casi todo.

Se que no queda mucho tiempo. Sólo espero estar preparada para que el día que me pregunten si somos nosotros los que hacemos los regalos, no me salga mi cara de boba y pueda contestarles tranquilamente sin sentirme culpable.

De momento voy a intentar recordar sus caras de emoción estas Navidades y ojala podamos mantener la ilusión al menos un año más.

En vuestras casas, ¿siguen los niños manteniendo la ilusión? o quizás ¿optasteis desde un primer momento por contarles la verdad?

Aprovecho para desearos una ¡Feliz Navidad!

12 comentarios en “Ilusión o realidad

  1. Yo prefiero que vivan con la ilusión asumiendo que algún día me tocará explicárselo y espero saber hacerlo con cariño para evitar que den sientan engañados.
    Que no ha sido un engaño por qué si, sino por mantener viva la magia, por ver esas caras escribiendo la carta, viendo la cabalgata… al final lo de los regalos es lo de menos, los tienen en su cumple y los seguirán teniendo por navidad, se trata de la Ilusión. De esa que yo misma sigo teniendo la noche de reyes aún sabiendo la verdad desde hace unos añitos.

    • La verdad es que es genial la ilusión con la que lo viven. Y es verdad que merece la pena que tengan esta ilusión sólo por ver sus caritas.
      Yo también tengo la ilusión, pero ya te digo que sobre todo en uno de mis hijos tengo miedo a la reacción. Ya te contaré cuando llegue el día.

  2. Yo me llevo preguntando eso todas las navidades. Pero porque me pasa como a ti, cuando mi niño se entere le va a doler que le mienta. Así que no he sido explicita, pero si hay mucha magia en navidad, es que con 4 años me planteo que como podía un solo papa noel estar en casa y también en casa de los abuelos. Además este no se pierda una, y el corte inglés no deja lugar a duda… Podrían poner un papel de regalo distinto para los regalos de navidad! (Mi niño cumple años en la campaña navideña, así que yo tengo que cambiar el envoltorio de los regalos de cumpleaños para que no sospeche). En fin, que en casa es mas sobre la ilusion, la fe (no somos muy religiosos), la comida y la familia. Además de un consumismo desmesurado fomentado por mi persona que me encanta comprar!
    Feliz navidad!!!!

    • No hay nada mejor que querer tener la ilusión, y da igual porque si ellos no se quieren enterar no se enteran auenque haya igual papel o aunque se pregunten porque el señor de Amazon viene tanto últimamente a casa, jejej
      Ya os digo que a mi me extraña muchísimo que mis hijos todavía no hayan oido nada. A ver cuanto tardan.

  3. Me vais a perdonar pero hasta la fecha no conozco a ningún niño (y conozco muchos!!!) que se haya enfadado ni mucho menos sentido “engañado vilmente”, lo pongo muy entre comillas no me malinterpretéis, cuando se enteran de la verdad. Se pueden sentir desilusionados, eso sí, pero creo que no deberían enfadarse en ningún caso. Puede ser q si no se enteran por nosotros y se enteran por un compi del cole (como fue mi caso con 8 años) se queden desconcertados y busquen una explicación inmediata en los padres… pero ni antes ni después de explicado no creo q haya enfado como tal. O al menos ésa es la experiencia que he vivido en todos los q me rodean y espero q pase igual con mis hijos. El espíritu de la Navidad, la ilusión y la sorpresa se mantienen intactos.

    • Yo recuerdo, que yo misma cuando me enteré, lo pasé mal y no fue enfado pero me llevé una desilusión grande grande.
      El miedo que tengo a que se enfaden, es porque conociendo como conozco a mis hijos, se que uno de ellos no acepta que le mientan, es una cosa que no puede soportar. Por eso me empiezo a plantear si aunque le intente explicar que lo hicimos por el, se va a quedar conforme.
      En cualquier caso, me temo que por la edad que tienen, es cuestión de poco tiempo que comenten algo. Cuando suceda, espero contaros mi experiencia.

  4. ¡¡¡¡Hola!!!! Hace un par de años hice un post explicando como les conté a mis hijos la verdad y el sábado pasado lo rescaté. En mi caso yo mantuve la ilusión todo lo posible y la verdad es que no me arrepiento, y ellos ahora piensan igual, que es genial sentir esa magia y lo importante es decirlo de la forma y el momento apropiado.
    Lo que me dio siempre mucha rabia es que otros niños se lo cuenten, cuando los míos lo supieron les pedí mil veces que no lo dijeran, no solo en clase donde la mayoría lo sabían, también a los primos pequeños o a los hermanos de amigos, entiendo que algunas personas por creencia o por lo que sea digan la verdad a sus hijos pero no deberían decírselo a otros niños, hay respuestas que no estropean la magia a los demás.
    Seguro que cuando se enteren lo van a entender.
    ¡Feliz martes!

    • Claro, yo respeto muchísimo la opción de cada familia. Me parece fenomenal que decidan contarlo desde el principio, pero el problema viene cuando no es la misma opción que han elegido otras familias y claro que lo cuenten a todos los niños es una faena.
      Ya te contaré que tal cuando llegue el momento.
      Un besote.

  5. En esto tengo polémicas a diario con este hombre. Yo quiero que vivan con la ilusión, que más o menos todos hemos crecido con ella y nadie ha vivido un drama tremendo al descubrir la realidad. Pero él me tiene frita. Un día, fuimos al acuario de Barcelona, y claro, mi bichilla quería ver sirenas. Le podíamos haber dicho sólo que las sirenas están en el mar y no allí. ¡Pues no! Tuvo que detallarle que las sirenas no son de verdad, que no existen, que sólo en los cuentos. ¡La decepción que se llevó mi criatura! Vamos, como lo vuelva a hacer le quito la custodia, que no tenía ni 4 años todavía.

    • jajajajajajajajaj, ves pues yo por ejemplo con lo de las sirenas también hubiera contestado igual que tu marido, que no existen.
      Es dificil saber hasta donde tienen que creer o no creer, y es verdad que lo que este en su imaginación existe en su cabeza y ya es una forma de existir.
      Tu peque es muy pequeñita todavía, con esa edad mola mucho ver sus caritas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: