Imposible cumplir la agenda

¿Y qué pasa cuándo es imposible cumplir la agenda?

Porque ese momento llega, siempre, por muy organizado/a que seas, siempre hay momentos en tu vida, etapas, días, en los que todo se desborda y es imposible cumplir la agenda.

El otro día, me escribía una chica que me preguntaba qué hacía yo cuándo esto pasaba, cuándo es imposible llegar a todo.

Lo que más me llamó la atención de su correo era que no sólo me preguntaba sobre cómo lo solucionaba sino que también su pregunta incluía un “cómo me sentía” en estos momentos.

cumplir la agenda

Me imagino que esta chica leerá el post y espero que no le importe que de su correo haya sacado un tema para el blog 😉

¿Qué pasa cuándo es imposible cumplir la agenda?

Supongo que dependerá de cómo seas, pero si eres una persona ordenada, que te gusta tener el control de las horas, etc.… lo primero que pasa es que te sientes agobiada y desbordada.

Ella me comentaba que a veces pensaba que no merecía la pena tanta planificación porque la gente que no era tan organizada parecía más feliz y relajada.

Eso siempre nos pasa cuando las cosas no nos salen bien, pero y todas las satisfacciones que nos da tenerlo todo organizado y ver que no andamos a última hora y con prisas? No nos damos cuenta porque lo tenemos muy interiorizado, pero para mí eso es tranquilidad.

¿Merece la pena dedicar tiempo a organizarse?

Es verdad que la organización lleva tiempo y que muchas veces parece que es tiempo que “malgastamos” pero también hay que ver la otra parte, los resultados, podemos tener una mañana muy liada, con varias citas, pero la planificación nos ayuda por ejemplo a que no lleguemos tarde a ninguna.

Pero por supuesto hay muchos momentos en los que nos resulta imposible cumplir con lo que teníamos previsto y eso nos frustra, mucho! Parece que todo se va al garete y que no seremos capaces de hacer ninguna de las tareas que teníamos en nuestra lista cuándo en realidad no es así, es sólo nuestra percepción porque a veces somos un poco “cuadriculadas” y yo me incluyo la primera 🙂

La principal ventaja de una buena planificación es que siempre tenemos capacidad de reacción a un contratiempo.

Os pongo un ejemplo para que veáis claramente lo que quiero decir.

Imaginar que en mi lista de tareas de un día incluye:

  • Ir al gimnasio, ir a comprar fruta, ir a devolver un jersey que finalmente no me voy a quedar, poner una lavadora y empezar a planificar un viaje.

Me levanto esa mañana y uno de los niños tiene fiebre y no puede ir al cole.

En principio parece que toda la planificación se va al garete y no podrás hacer nada. Pero en realidad no es asi.

Evidentemente el gimnasio se cae de la lista de cosas que tienes que hacer y es verdad que eso ya no lo puedes recuperar, pero el resto no pasa nada por posponerlo porque si te has organizado bien, seguramente no ibas a comprar la fruta cuándo no había nada, sino que ibas porque ya quedaban pocas piezas, no ibas a devolver el jersey el último día que podías (si eres organizada nunca lo dejas para el último día 😉 ), la lavadora la puedes poner igual y el viaje cómo lo estás haciendo con tiempo no pasa nada por empezar dentro de un par de días.

A cambio, cómo te vas a quedar en casa puedes aprovechar para traer hasta ese día otras cosas que tenías previstas hacer en casa al día siguiente o dos días después dejando huecos libres para las tareas que tienes que posponer.

Creo que con el ejemplo se entiende lo que quiero decir. Es cierto que es un ejemplo facilón, que cuándo un niño se nos pone malo se nos plantea un problema, porque tenemos que ir a trabajar si o si y lo que menos nos importa es que podamos ir al gimnasio o que no tengamos fruta, pero es para hacernos una idea.

¿Cómo reorganizamos la agenda cuándo hay muchas tareas pendientes?

Muchas veces la agenda se va al traste, es normal, siempre hay imprevistos. Pero creo que es peor no tener una pequeña organización, que al menos tengamos claro lo que tenemos que hacer y lo que estamos dejando de hacer.

Y cuándo veamos que se nos va de la manos porque se acumulan mucho días de no llegar a todo, toca sentarse y volver a priorizar.

A mí me ayuda mucho el cuadrante de Stephen Covey para cuándo empiezo a sentirme atascada.

cuadrante de stepeh covey

Si no conocéis este sistema y os interesa otro día os hablo de él.

Y ahora, contadme, a pesar de saber que muchas veces no conseguimos cumplir lo programado ¿preferís hacerlo o por el contrario sois más de ir haciendo según os vaya surgiendo?

Por cierto, la agenda de la foto es la de Charuca pero la escolar 19-20, os dejo el enlace a la agenda perpetua Charuca por si os interesa.

4 comentarios en “Imposible cumplir la agenda

  1. ¡Hola!
    Yo llevo unos meses en una de esas etapas de agobio y no llegar a todo, a veces a muy poco, en todos los ámbitos tengo complicaciones y siempre me queda algo un poco abandonado, así que he decidido no agobiarme y priorizar. Si tengo algo desordenado, pues miro para otro lado, porque al final el agobio no hace que las cosas se ordenen y me llevo un mal trago. Y si un día no me da tiempo a hacer algo, pues ya lo haré, no dormir pensandod en ello no soluciona nada.
    En mi caso aplico ambas opciones, la planificación meticulosa para un ámbito de la vida y el dejar que fluya en otro.
    Soy muy fan de las agenddas, de hecho Amazon hizo el agosto conmigo porque he regalado agendas para Reyes a toda a familia.
    Me gusta planificar las citas, las reuniones y todo lo que tengo que hacer. Hasta para el blog tengo agenda(voy a hacer un post sobre mi organizaciçon con el blog), y la verdad es que al poner las cosas por escrito es más fácil ir cumpliendo tareas, y si hay cambios voy trasladando dichos cambios a la agenda y me da la sensación de que aprovechamos mejor el tiempo así.

    En cambio en el ocio, excepto actividades que tienen fecha propia como un concierto, una obra de teatro o un cumple, me gusta improvisar y dejo esas hojas en blanco. Me encanta levantarme un sábado y sobre la marcha decidir si doy un paseo por la playa, voy a la finca y comemos allí algo improvisado o vamos a hacer una excursión a la nieve. Y si llueve pues freímos unos churros y nos los tomamos con chocolate viendo una peli o leyendo. Tener margen para improvisar me gusta, así no hay chascos si algo no sale.

    Vamos, que soy de contrastes, jejejeje.
    A mí lo del método Stephen Covey me interesa mucho, la verdad.
    Muy feliz día y me ha encantado el post.

    • Hay veces que se nos va de las manos y todo es un caos. Lo importante es lo que dices, priorizar.

      No se puede planificar absolutamente todo y levantarse por la mañana y decidir sobre la marcha también está muy bien!

      Me alegro que te haya gustado el post 😃

  2. hola, lo sabes me encanta este tema!

    yo soy muy organizada o más bien me gusta tenerlo todo planificado( no se como se diría mejor) me gusta para saber que estoy aprovechando al máximo el tiempo, no me gusta perderlo, lo que me lleva mas o menos una vez al mes al desquicie jajjjaj pero bueno luego lo vuelvo a organizar todo y se me pasa jajjajaja
    Las que somos así es imposible cambiar!
    Lo único que me gustaría aprender, estoy en ello, es llevar mejor las improvisaciones!!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: