Maternidad

Las mamás de los amigos de mis hijos no son mis amigas ¿o si?

Las mamás de los amigos de mis hijos no son mis amigas, ¿acaso tienen que serlo?

El otro día leía un post de Sra de Díaz en el que comentaba que no quería ir al cole, ella, la mamá, por evitar ese momento de esperar a recoger a los niños con el resto de madres.

Durante el primer año de cole de Leo yo apenas trate con las madres porque fui en contadas ocasiones a recoger al niño o a llevarlo por el trabajo, aunque si coincidía con algunas en el parque, en alguna extraescolar…

Con la manera que tengo de ser reconozco que me costaba muchísimo entablar conversación y si yo me podía quedar en una esquinita sin saludar pues mejor, pero también pensaba si eso era lo mejor para el niño.

En los comentarios al post que os comentaba de Sra de Díaz alguien hacía referencia a que los niños podían quedar excluidos de algún modo si la madre no se relacionaba, sobre eso tengo que decir que en nuestro cole desde luego no es así, o en la clase de Leo al menos no lo es.

Por ejemplo a los cumples este año han ido todos los niños, independientemente de si los padres van a recoger a los niños o no van, si los padres hablan con otros padres o no, han ido todos y así creo que debe ser, los amigos son los niños no los adultos.

De ahí el titulo de la entrada, las mamás de los amigos de mi hijos no son mis amigas. Es verdad que desde el año pasado que voy al cole a recoger a Leo, al ver al resto de padres todos los días vas cogiendo más confianza, casi todos los días nos quedamos un ratito en el parque algunos (incluido un padre, que también van y se nos olvida mencionarlos) y con esos sin querer tienes más relación.

Que hable todos los días con la madre de fulanito no hace que ella sea mi amiga, simplemente mantenemos una relación por el bien de nuestros hijos, puede que sea la típica persona con la que nunca mantendrías una relación sino fuese por los niños porque no tiene nada que ver con tu manera de pensar, de actuar… pero si los niños son amigos hay que intentar llevarlo lo mejor posible.

Una de las veces en las que Leo me ponía pegas para quedar con mis amigas y con sus hijos él me argumentaba que ellos no son sus amigos y por eso no quería ir. Mi razonamiento fue que efectivamente tenía razón, que los hijos de mis amigas no son sus amigos así que si no quería ir no tenía por qué hacerlo pero que el lunes ya nos nos quedaríamos en el parque después del cole porque las mamás de sus amigos tampoco son mis amigas así que mejor nos íbamos para casa.  Lo entendió a la primera y nunca más me volvió a poner pegas, o al menos no esa 😉

Al final se trata de eso, de intentar que el ambiente sea el mejor para todos, para los niños porque son amigos y para nosotros/as que cuánto más cordial sea la relación todos saldremos ganando.

Por ejemplo el año pasado disfrutamos de un día estupendo en el Valle de los 6 sentidos precisamente por la buena relación que tenemos los padres.

Es verdad que luego hay gente con la que conectas más, y por supuesto puedes llegar a ser amigo, el hecho de que surja una buena relación facilita que luego se quede para ir a jugar a casa, o quedar una tarde… aunque también puede pasar que precisamente con la persona que más cómodos nos encontremos no sea la mamá o el papá del mejor amigo de nuestro hijo… que esa es otra.

En resumen, lo que quiero decir con este post es que si surge una amistad con el resto de padres genial pero no es obligatorio y de lo que si me muestro partidaria es de mantener una relación cordial aunque eso suponga algo de esfuerzo por nuestra parte, vencer la timidez, aguantar algún comentario con el que no estemos de acuerdo (por supuesto, también podremos dar nuestra opinión), etc.

¿Cómo los véis?

¿Hacéis vuestra la frase las mamás de los amigos de mis hijos no son mis amigas?

O por el contrario hacéis pandilla rápidamente.