Los niños y los cambios

Tengo planificado casi todo el mes con entradas Navideñas en el blog pero este tema me parece muy interesante y quería escribirlo teniéndolo muy reciente le  hacemos un hueco entre los adornos navideños y las ideas de regalos para hablar de los niños y los cambios.

Si me seguís por las Redes Sociales sabréis que estas dos últimas semanas he tenido una jornada laboral más larga de la habitual, además de mis 7 horas de trabajo en jornada continua que me permiten llegar a casa con los niños a las 16:15 más o menos para estar con ellos toda la tarde, llevar a Leo a inglés, darles la merienda, jugar, salir de paseo…. he tenido un curso de formación presencial que hacía retrasar mi llegada a casa hasta pasadas las 20:00, muchos días ya bañados y listos para empezar a cenar.

No voy a entrar en tema laboral, ni de conciliación ni nada de eso porque no creo que vengan al caso, si queréis otro día hablamos de ello, pero hoy no toca.

Sabéis que mis peques están súper acostumbrados a estar con mi madre, bueno con mis padres que mi padre también ayuda en todo lo que puede cuándo vuelve de trabajar y al pobre no le menciono nunca. Ellos están felices allí y nunca hay problema. De hecho durante estas dos semanas salvo un día que Leo estuvo más empachoso el resto ha estado igual que siempre y ese día coincidió pero pudo ser por cualquier otra cosa.

Pero conmigo la cosa cambia… Gonzalo al ser más pequeño se limitaba a tirarse a mis brazos y estar más pegadito a mi el tiempo que estábamos juntos pero ya está.

En cambio Leo… pasaba un rato hasta que me hablaba, se ha mostrado muy desafiante estos días conmigo y me ha soltado frases  como “te echo de menos”, o preguntarme si iba a ir con ellos por la tarde que me dejaban echa polvo.

Eso sí, el viernes cuándo me vio que había ido a casa de la abuela se le iluminó la cara y me soltó una sonrisa preciosa. Menos mal que hemos tenido el puente para poder estar mucho tiempo juntos.

En realidad el sábado no se han despegado de mí. Normalmente yo suelo encargarme un poco de organizar la casa y el papá se los lleva a dar un paseo a Salamanca, al parque… dónde cuadre porque él los ve menos y así aprovecha, ellos nunca dicen nada pero este sábado ni hablar, querían estar con mamá. Gonzalo no ha querido que nadie le diese la mano salvo yo.

Que yo feliz de que hayan estado pegados a mí, eh? que si ellos me han echado de menos yo ni os cuento, pero me ha chocado mucho que estando tan acostumbrados a estar con los abuelos, me hayan extrañado tanto.

Yo les he explicado que mamá tenía que ir a un cole por la tarde para aprender igual que ellos y que era temporal, unos días y luego ya como siempre.

Es algo que hemos hablado varios compañeros y todos hemos coincidido, un compañero me decía que su peque había cambiado las horas de sueño para estar más tiempo con él, otra compañera me decía que la llamaba por las noches para que estuviese con él, otra le pasó cómo a mí el fin de semana que su hija se pegó como una lapa a ella…

Hablo de niños con edades similares a los míos, también habrá niños que no hayan extrañado a sus padres estos días y los habrá que lo hayan pasado mal, pero con los que he hablado es más o menos lo mismo, los niños han estado muy bien pero cuándo han llegado ellos se han comportado de modo diferente.

Tengo que decir que pasados los dos primeros días todo ha vuelto a la normalidad, unas  veces se pegan a mí y otras pueden estar un rato largo sin prestarme atención. Vamos, lo de siempre.

¿Habéis pasado por lo mismo en alguna ocasión?

24 comentarios en “Los niños y los cambios

  1. A mi me pasa con la peque… Cuando yo no estoy se porta muy bien, tan normal, pero cuando llego se pone sensible, mimosa y no quiere perderme de vista ni un segundo. Hubo una racha que se tiraba a mis brazos, otra que hacía como que no me veía aunque la veía triste y ahora me mira alegre, pero sin terminar de atreverse a demostrar que se alegra…

  2. Ay, no sabes cómo te entiendo… A mí me pasa algo parecido cuando me tengo que ir de viaje, que luego cuando vuelvo tengo una lapita pegada a mí y yo encantada, claro jeje. Recuerdo que la última vez, cuando llegue Rrdondo se me comió a besos y luego me cogio de la mano y me llevo de tour por la casa enseñándome todos sus juguetes, como si yo hubiera estado fuera tres años y no me acordase de ellos jejej

  3. Hola!!!! Ya sabes que cuando los tenía pequeños era mami 24 horas y no tuve problema, pero con el papi sí que pasaba. Si por alguna razón volvía más tarde de lo habitual, tenía algún cursillo, horas extra o lo que fuera ellos lo notaban mucho y se ponían de un pegajoso con él que era alucinante.
    Es que nuestros peques nos quieren mucho y si no podemos estar con ellos no saben como gestionarlo ni como solucionarlo así que, claro, solo les queda enfadarse o ponerse mimosos.
    Estoy deseando leer los post navideños.

  4. A mi si me ha pasado. Cuando preparaba la defensa del TFG Álvaro estuvo más con su padre y con los abuelos. Y cambió. Primero porque me desafiaba continuamente, y segundo porque una vez md había sacado de mis casillas se pegaba que no me dejaba ni andar.
    Me alegro que todo haya vuelto a la normalidad. Muakkk

  5. Bueno, en mi caso no ha sido por trabajo, pero si que he notado un cambio brutal en UNMF desde que va al cole, el antes se quedaba con mi madre sin problema y mucho más con UPMF, pues ya se le va pasando, pero al principio era como que tenía que compensar esas 5 horas que estábamos separados, bueno y de caracter ni hablemos. Es que si me apuras noto cambio de entre semana a fin de semana.

    Ellos captan todo de forma diferente, son más instintivos.

  6. Es normal que un cambio en las rutinas les afecte tanto, les cuesta asimilarlo y tienen miedo de que se mantenga en el tiempo pero enseguida se adaptan. Eso sí, nos lo hacen pasar un rato mal. Cuando eran más pequeños pasé por lo mismo y, si he tenido que salir de viaje, a mi vuelta, sobre todo la pequeña, no se despega de mi por si las moscas 😉

  7. Bueno, fíjate que yo el día que me fui a Granada, Rafa dijo en clase que le dolía la barriga y tuvo que ir maridín a buscarle!!!! y no era verdad, estaba como unas castañuelas pero claro, como esa semana se habían puesto malos 12 niños, pues la profe pensó que era el siguiente en caer!!!! Pero bueno, yo creo que todos al principio notan los cambios pero, sin embargo, se adpatan mejor d elo que pensamos!!!

  8. A mí me ha pasado con la vuelta al trabajo tras la baja maternal. Por suerte el inicio de curso he podido estar con Bombón porq al no haber ido a la guardería hubiera sido el cambio demasiado brusco. Ahora apenas nos vemos, la dejo en el cole a las 9 y no la veo hasta q yo salgo de trabajar a las 7 y está enmadrada total, esta es la segunda semana y empiezo a notar q ya “lo acepta” mejor pero yo lo paso fatal y lo único q puedo hacer y hago es exprimir el tiempo con ella a tope. Feliz día! Muack!

    • Pobre, es lo que estaba diciendo en los anteriores comentarios se adaptan muy bien y rápidamente, mucho mejor que nosotros, pero claro los primeros días… hay que pasarlos!

      Yo no sé cómo os lo montáis las que trabajáis en jornada partida…

  9. Yo he tenido el mismo horario que tu durante esas 2 semanas y me ha pasado lo mismo con los niños, sobre todo la pequeña que suele ser mas de ir a su aire ha estado todo el puente pegada a mi!!, el primer dia estaban los 2 llamando un poco la atencion, y luego ya han pasado todo el puente pegados y con frases como eres la mejor madre del mundo, te quiero mami…..asi que bueno no hay mal que por bien no venga!!!!, y por lo que veo es algo habitual cuando introducimos cambios bruscos en su rutina.

  10. Se pasa fatal…Te lo tomas como que son unos días y ya…pero no me quiero imaginar la gente que tenga siempre ese horario!Horrible…antitodo…Me considero afortunada en el tema horario…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: