Libros, Maternidad

Mi hija no quiere leer

Hoy le toca escribir a Isabel (No sin mis patucos) y viene con un tema muy interesante, porque yo doy por hecho que a mis peques les gustará leer porque de momento les gustan los cuentos que yo les leo, pero ¿y si cuándo llegue su momento no quiere leer? Os dejo con ella.

Mi hija no quiere leer

Aprovechando que el 23 de abril fue el día del libro, hoy vengo a hablaros de libros.

Las que tenéis niños pequeños, seguramente pensáis que a vuestros hijos que les encantan los libros, que no pueden vivir sin un libro nuevo, y que no pueden dormir sin haber escuchado un par de cuentos, siempre van a tener ese amor a los libros. Siento deciros que no siempre es así.

Al empezar primaria, es normal que te recomienden que los niños lean todos los días. Nosotros, como teníamos la costumbre desde que eran bebes de leer antes de dormir, seguimos con esta misma costumbre, con la única diferencia de que en vez de leer nosotros los cuentos, cada uno se leía su propio libro.

Lo que ha ocurrido es que Alejandra poco a poco, cada día se hace más la remolona a la hora de leer y al final no llega a diez minutos lo que lee en casa. Ya hace tiempo que me preocupaba este tema, pero pensé que el obligarla y sentarla cada tarde a leer, terminaría siendo peor, así que lo que hicimos fue intentar buscar libros que de alguna manera llamasen su atención.

Entonces yo recordé que cuando era pequeña me encantaban los libros de El barco de vapor. Compramos unos cuantos a ver que le parecían.

En la foto sólo aparecen cuatro títulos, pero debo reconoceros que tenemos unos cuantos más de esta editorial. ¿Os parecen unos títulos llamativos? pues mis hijos no los han llegado ha abrir. Están todos nuevecitos, ni los han leído, ni han querido que se los leamos.

Había que cambiar de estrategia. Lo reconozco, que a mi me gustasen estos libros no significa que les tengan que gustar a mis hijos.

Algo que le emocione a Alejandra…….
Si¡¡ las fiestas del pijama (otro día os hablaré sobre este tema). Pues compré este libro que no llama nada la atención en principio, pero si servía para que la niña leyera, bien venido sea. Parece que le gustó bastante, pero pronto pasó a un segundo plano.

No me extrañó, porque si por fuera me parecía poco atractivo, por dentro, con letra y dibujos verdes, ……

¿No os parece que es más bonito todo de colorines?

Buscamos algo super colorido. Dió la casualidad que habíamos visto en la televisión una película que se llamaba “Krika super bruja” y le gustó muchísimo .

Mi sorpresa, fue encontrar en la librería que había una colección entera de Krika super bruja.

Son unos libros preciosos y me parece que además de divertidos y graciosos, tienen unas ilustraciones super alegres y coloridas.

Esto yo creo que hace que tengas ganas de coger el libro, aunque sólo sea para ver los dibujos ¿no?

Además Krika, la protagonista, corre un sin fin de aventuras súper emocionantes.

Pues esto tampoco funcionó del todo. Parece que le gustan, pero a la hora de ponerse a leer no hay manera. Hemos buscado de todo tipo de libros. De inventos, de experimentos, con ejercicios,….

Fijaos como será la cosa, que a la desesperada nos hicimos con este libro. Un libro que dice que te van a encantar los libros aunque no te guste leer. Pues no perdíamos nada por probar. Además trae un marca páginas que se llama “Marco páginas” y me pareció de lo más entrañable.

Es un libro muy gracioso que te da un montón de buenas razones por las que deberías leerte un millón de libros.

En resumen he de reconocer que no ha funcionado nada. Ella por si misma no quiere leer. Lo peor de esto es que al final he tenido que hacer lo que no quería, que es obligarla a leer todas las tardes.

He hablado con su tutora del colegio para que me ayude en este tema y ella me comentó que es imprescindible que la obligue a leer porque el año que viene (3º de primaria) va a ser un curso muy duro y van a tener que estudiar en serio. Ya no vale leer, tienen que leer a la perfección y para ello es imprescindible leer cada día.

La profe me propuso dejarla elegir un libro que puede leer en casa y ella se ofreción a encargarse de preparar una ficha referente al libro para llevar un control de lo que ha leído. A mi me parece buena idea, sobre todo me parece genial contar con la ayuda de una profesora que siempre se implica muchísimo en cualquier cuestión que le planteo.

Ya os contaré como vamos con este nuevo sistema. De momento ayer cuando llegamos a casa y le dije a Alejandra que tenía que leer un rato si o si y sino no podría escuchar música (con todo el dolor de mi corazón), ella puso cara rara y más cuando le dije que lo habíamos decidido su profe y yo. Le explique que era necesario que lo hiciera, que si quería seguir sacando las notas tan buenas que había tenido este año, tenía que esforzarse, que para poder memorizar necesitaba primero practicar más la lectura.

De momento el primer día fue un éxito y estuvo leyendo el rato que le propuse. Vamos a ver como avanzamos.

Y vuestros peques, ¿como llevan la lectura?