Mi vuelta a las aulas

Ya sabéis que estoy viviendo el comienzo del cole de Leo de forma muy intensa, para lo bueno y para lo malo, por eso  después de hablaros de la primera reunión que tuvimos, de dónde comprar los libros de texto, de lo que podemos llevarles de merienda, de si realmente la educación es gratuita, hoy quiero hablaros de mi experiencia personal, de mi vuelta a la aulas particular.

La última vez que viví un Septiembre con un comienzo de curso fue hace 11 años, en Septiembre de 2004 fue la última vez que me matricule en una nueva carrera que por cierto no termine, ya que una vez superados los exámenes del primer cuatrimestre me llamaron para ofrecerme trabajo y lo dejé.

De cómo lo viví entonces a cómo lo estoy viviendo ahora no tiene nada que ver, pero nada de nada.

Me preocupo de todo y por todo, eso sí, también lo disfruto todo mucho más.

Me preocupa el periodo de adaptación, aunque en este sentido hemos tenido «suerte» y al tocarnos el último grupo sólo habrá un día entre medias de los días de periodo de adaptación.

Me preocupaba el saber si podía acompañarle al menos el primer día de clase, esto me creaba mucha angustia porque los días han ido pasando y hasta el lunes no hemos sabido que día empezaba. Menos mal que en el trabajo no me han puesto pegas y podré llevarle el primer y segundo día de cole.

Me preocupaba muchísimo saber con qué niños iría Leo al cole, ya sé lo que me vais a decir, los niños se adaptan, hacen amigos rápidamente, los niños no son como nosotros que les cuesta más… y yo digo que si que vale, pero ¿a qué a todos nos gusta ir acompañados por alguien que nos de confianza a un sitio nuevo? Pues eso.

Estoy convencida de que Leo hará amigos nuevos, puede que sus mejores amigos sean niños que este por conocer pero si tu ves que tu hijo esta muy unido a alguien sabes que eso le facilitará mucho la tarea de la adaptación, o no?

Y lo que más me agobiada de este tema es lo que han tardado en decirnoslo. El lunes sacaron las listas pero anda que no llevamos tiempo con el tema del cole «que bien que vas a ir al cole», «que si vas a jugar» «que te lo vas a pasar muy bien»… o no se trata de ir concienciando a los niños poco a poco para que sea todo más fácil? pues el hecho de saber con qué niños irá también hubiese ayudado, que los niños están matriculados desde hace tiempo y creo que las listas podrían ponerse antes.  Sobre todo en centros cómo al que va a ir Leo, se trata de un pueblo pequeño, en el que la mitad de los niños se conocen, del parque, de la guarde, porque es vecino… ellos mismos dicen «voy a ir al cole con….»

Todo esto y alguna cosilla más me agobia un montón, pero tranquil@s, este agobio es mio y solo mio que no se lo dejo ver al niño de ninguna manera.

¿No hay parte buena en este post? Pues claro que sí!

Me hace muchísima ilusión que Leo empiece el cole, que se haga mayor (aunque por otro lado me de mucha penina), me encanta verle tan feliz ante esta nueva etapa.

Y una vez más me ha demostrado que mis miedos son míos y que no son los suyos. Por ejemplo en la entrada que escribí sobre las meriendas os dije que Leo no comía sandwich, bueno, pues desde el día 1 de Septiembre que en la guarde pasó a los campamentos nos dijeron que podíamos llevarles merienda y a mi me pareció una buena oportunidad.

Pues desde el primer día él tan feliz de llevar la bolsa de la merienda, no sabéis que contento va! Es más,  sabe abrir los yogures bebidos él solo y yo sin enterarme ¿por qué me cuesta tanto aceptar que mi peque va creciendo y aprende un montón de cosas? Muchas veces no soy consciente de ello y sufro por algo que para él no tiene ninguna importancia porque lo tiene más que superado.

Ya sé que estoy muy pesada con el tema del cole, pero no lo puedo evitar, entro en bucle cómo en Navidad jaja, pero tranquilos que ya os queda menos, el martes empieza el cole para nosotros!

Y vosotr@s ¿qué tal lleváis vuestra vuelta a las aulas particular?

24 comentarios en “Mi vuelta a las aulas

  1. Es verdad que a veces pensamos que no van a ser capaces de hacer muchas cosas que luego pueden hacer perfectamente. Los vemos tan pequeños cuando empiezan…..
    Sobre lo de entrar con algún amiguito yo creo que hace mucho porque a ellos les hace sentirse mucho mas seguros. Lo que es curioso, en el caso de mis dos hijos, es que con los niños que entraron en el grupo de adaptación (5 niños) han encontrado a sus mejores amigos.
    Me alegro que le puedas acompañar porque así estarás más tranquila. Y ahora a esperar al martes jejej

    • Uff si no hubiese podido ir con él lo hubiese llevado fatal, menos mal que no me han puesto problemas para cogerme los dos primeros días.

      Si esta claro que segurmente sus mejores amigos estén entre niños que tal vez conzca el jueves o el lunes… pero la verdad es que me da mucha penina por una niña que es su gran amiga desde que entraron en la guarde hace dos años y medio y son «novios» espero que no pierdan esa relación tan bonita…

  2. Yo no te puedo decir nada porque yo soy otra pesada con el tema del cole. Me agobia que no sepa hacer ciertas cosas y que no pida ayuda. Pero también se que a veces pensamos que no son capaces de hacer una cosa y es que no la hacen porque no los dejamos.
    Seguro que os va muy bien. Un besazo

  3. Vaya, una vez más me veo muy identificada contigo y con tus miedos…
    Después de un agosto de idas y venidas con la «operación pañal» (que va bastante bien pero por supuesto con ciertas lagunas) llegó septiembre, y con él nuestra vuelta al trabajo y las reuniones con la tutora, los preparativos, la compra del material, etc.
    Joel ya empezó el jueves día 10. Durante este mes decidí entrar media hora más tarde a trabajar y recuperarla por la tarde para poder acompañarlo yo (me lo permiten pero no me gusta abusar). Sin embargo… no sé hasta qué punto será buena idea. Tanto el jueves como el viernes se quedó llorando a lágrima viva. ¡Pobrecito! Me fue imposible concentrarme el resto de la mañana hasta que me llamó su abuela después de recogerlo y me contó que estaba muy bien y que salía muy contento.
    Son muchos niños los que se juntan a la hora de entrar. No es solo su clase, sinó todos los demás cursos. Y a Joel no le gusta demasiado el alboroto. Digamos que se asusta un poco. El primer día pensó que yo iba a entrar con él…
    Quiero aclarar que no soy de esas madres que se quedan ahí delante donde más se les ve para que sus hijos sigan sufriendo la separación hasta que las pierden de vista. NO. Yo estoy con él hasta que sale su profesora a buscarlos y entonces me retiro… y confieso que me escondo detrás de un árbol. Tengo la sensación de que si él llora y yo me marcho no estoy compartiendo su dolor. Claro que seguramente mientras a mí me reconcome la conciencia cuando llego a la oficina él ya está pasándoselo en grande en el aula.
    Pues todavía nos quedan muchos más cambios. La próxima semana se termina la adaptación y ya se queda hasta la una y media. Y el uno de octubre empieza a quedarse a comedor y a salir a las cuatro y media. Y además para no seguir retrasando mi hora de entrada al trabajo tengo que dejarlo media hora antes en el servicio de madrugadores.
    Osea… una barbaridad de cambios para una criatura tan pequeña que no tiene ni tres añitos y para sus padres que hacía años que no pisábamos una escuela.
    ¡Bendita guardería!… lo que la echo de menos…

    • Espero que una semana después la cosa vaya mejor.
      Creo que has hecho bien en pedir ese cambio de horario este mes, aunque te vayas desconsolada para el trabajo pero para él es importante.
      Supongo que en octubre no tendrá problemas con el comedor porque ya habrá hecho amigos y tendrá más confianza en el centro

  4. Yo ya sabes lo que pienso y por eso yo soy una tranquila de la vida!!! Nos cuestan más los cambios a nosotros, porque estamos más acomodados, que a los niños… Yo la verdad q estaba deseando saber con qué niños iría a clase por saber si coincidiría con alguno de la guarde, y nada, ni uno!!! Pero vamos, que sé que no le va a costar nada hacer amigos… así que tranquila!

    • Cada niño es un mundo y aunque yo sé que me preocupo mucho y que los cambios los llevo mal también sé que a Leo los cambios también le cuestan.
      Hoy ha ido por segunda vez al cole y hoy no quería ir y se ha vuelto a quedar llorando, es verdad que luego sale contento pero hasta que se adapte le cuesta, y por supuesto a mi más.

      Son maneras de ser

  5. Todos tus » miedos» son normales, supongo que nos pasa a todas o por lo menos para mi y eso que no es el primero pero lo estoy viviendo igual o muy parecido¡¡¡Mi niña empezó el período de adaptación el pasado jueves, llego el día y yo creo que tenia mas nervios yo que la niña, llegamos al colé y entramos los papas con ellos a la clase, estuvimos unos 5 minutos y llego el momento de irse……la verdad que se quedó tranquila jugando pero miraba a los niños que lloraban y pataleaban porque querían irse y me miraba como diciendo pero porque lloran¡¡¡ que penina, pero bueno a las 11 cuando salió estaba encantada así que todos felices¡¡¡, el 2 día para mi sorpresa cuando me voy a ir se me agarra a la mano y llorando mama no quiero que te vayas…….eso es peor, me fui con una pena, pero bueno es verdad y la Profe luego así me lo confirmó que fueron 2 minutos y luego tan feliz¡¡¡ a ver q tal mañana…….pero tu tranquila que ellos se adaptan a todo y lo pasamos peor nosotras que ellos¡¡¡ ANIMO

  6. Me pasa prácticamente como a ti. Todo son dudas.Espero que sean solo un par de meses. También pude llevarle y recogerle el primer día de cole pero el segundo me soltó : » cuando yo salí tú no estabas». ..y eso que es su padre quien le recoge.

  7. Creo que este año ha sido el que más preparada estaba, y ha sido gracias a l’aînée, que parecía estar tan feliz de cambiar de ciclo, de patio, de profe… Iba con mi propio miedo, mi ignorancia (y la de todos los padres de la clase), pero fue fácil gracias a ella. Su frase de «no estoy en clase con mis amigas, pero los conozco a todos» me tranquilizó. Y la petite entró como Pedro por su casa, a pesar de que al empezar a acercarnos a la entrada de infantil, oba medio temerosa.

  8. Muchas veces nuestra cabeza de adultos nos juega malas pasadas. Nos estresamos y preocupamos nosotros más de la cuenta, porque ellos son niños, y en su ingenuidad, no ven la vida de manera tan compleja como la vemos nosotros. Tenemos mucho que aprender de ellos.
    Todo va a ir fenomenal!

    Un besito!

    • La verdad que si, que si lo viésemos con sus ojos nos iría mejor, pero bueno que también esos miedos vienen porque conocemos a nuestros peques y sabemos que hay cosas que les cuestan más que otras…

  9. La mía desde luego es particularísima, porque seguimos las dos en casa como hasta ahora. Pero incluso así, me sorprendo de la cantidad de cosas que aprenden sin apenas darnos cuenta. Que yo me paso 24 horas al día con ella y de pronto noto que empieza a obedecer instrucciones, o a recoger sus cosas, o que ayuda a poner la mesa y aún así me quedo alucinado y pensando dónde lo habrá aprendido. En todos los casos de vuelta al cole o inicio de esta etapa que tengo al rededor, lo han pasado peor los padres que los niños ¡ellos se divierten mucho!

    • Hoy precisamente me ha dicho Leo que X (su mejor amiga) estaba en la otra clase pero que había estado con ella…
      No pasa nada porque no estén juntos pero hubiese sido una gran ayuda para la adaptación

  10. Ayyy no me extraña que te de pena y te alegre por otro lado, es que son sentimientos encontrados! Menos mal que él lo lleva bien y eso te ayudará 😉
    Besazos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: