Nos quedaba una cena pendiente

Si pensabais que había terminado con la Navidad estabais equivocadas, me quedaba una cena pendiente.

Cómo algún@s sabéis mi hermano pequeño vive fuera de España, viene bastante a menudo pero en Navidad no puede venir. Todos los años le echo en falta, aunque a él no le gusta la Navidad pero parece que su sitio siempre esta ahí.

Pero este año, le hemos echado un poquito más de menos, os cuento. Os acordáis de la cena de Navidad que hice en casa cómo anticipo a todas las que nos venían? (os dejo el enlace aquí) Ese día nos juntamos mis padres, mis hermanos y nosotros y Leo que estaba feliz con «hacer una fiesta en casa» en seguida preguntó que ¿dónde estaba Pipo?

Le tiene muy presente, es increíble que con lo poco que se ven se acuerde todos los días de él, me pregunte cuándo viene, si va a venir a cenar… cualquier cosa le viene bien para mencionarlo.

Cómo aquella noche le dije que Pipo no podía venir y vi que se quedaba un poco tristón le prometí que cuándo viniese le invitaríamos a cenar. Él quedó contento y ya está.

Pasaron un par de semanas y sin venir a cuento me dijo que si cuándo invitásemos a Pipo a cenar compraríamos una tarta, me sorprendió mucho pero por supuesto le dije que cómo él quisiese.

Y llegó el día, mi hermano llegó el lunes de la semana pasada y lo primero que le dijo Leo era que tenía que venir a cenar a casa y que íbamos a comprar una tarta. Dicho y hecho, mi hermano ya se había reservado el sábado porque le habíamos contado las ganas que tenía Leo de invitarle a cenar así que no hizo planes.

El sábado por la mañana fuimos Leo y yo a hacer la compra, le dije acuérdate de que hay que comprar naranjas, le encanta eso de pesarlas y cuándo entrabamos en el supermercado me dice «hay que comprar naranjas y una TARTA, mamá» que tío!! no se le pasa una!

Que felicidad cuándo por la tarde después de la siesta le dije que teníamos que recoger el salón porque iba a venir Pipo a cenar, lo dejo todo ordenadísimo.

cena pendiente
vasos y mantel Navideños

Puse el papel y los vasos que sobraron de la cena que organizamos en casa, vestí a los niños con pijamas navideños y a cenar!

la TARTA que tanta ilusión le hacía a Leo comprar
la TARTA que tanta ilusión le hacía a Leo comprar

Ahí os dejo una foto de la tarta, no podía faltar

Tan contentos todos, Leo feliz, pero Gonzalo también, que ya va conociendo a su tío y el tío os podéis imaginar… es muy seco pero se le cae la baba con ellos. Y por supuesto, yo feliz, ahora si que ya puedo dar por terminadas las cenas navideñas 🙂

Vosotros ¿tenéis alguna cena pendiente por ahí?

13 comentarios en “Nos quedaba una cena pendiente

  1. Hola!!!! Soy la primera, ventajas de no poder dormir,jaja.
    Yo tengo algunas, este año la Navidad se truncó y la cena de Nochevieja no la hicimos, ni la comida de año nuevo. Cuando pase algo de tiempo seguramente haré una cena en casa, tranquila. Un besín y los vasos y el mantel de papel molan mucho.

  2. Hola! Los vasos y el mantel molan… pero a esa tarta le daba yo un mordisquito ahora mismo jejeje yo tengo una cena pendiente con mi tia y mis primos y tengo unas ganas ya increíbles, cuesta mucho q nos podamos juntar todos, supongo q eso hace q sea tan especial cuando ocurre. Feliz día! Muack!

  3. Esas cenas a destiempo son las mejores. Y la tarta tiene una pinta. Y tu hijo parece que siente adoración por su tío 😉
    Yo no tengo ninguna pendiente, aunque no me importaría…

  4. Que bonito, si es que son unos amores. No me extraña que a tu hermano se le caiga la baba, no es para menos jejeje.
    Bien aprovechad el tema navidad, así es lo mismo pero sin ser lo mismo.
    Un saludo!

  5. Pues x suerte xa mi línea no quedan cenas pendientes, jaja… pero vamos, enseguida nos inventamos una excusa. El sábado pasado vinieron a casa a cenar dos de mis hermanos, mi cuñada y mi sobri. La excusa era despedir ami hermano Miguel, q es marino y pasa un mes en Gijón y otro en barco. Sabes lo malo de las visitas en casa??? Pues como ya conté en un post: que Alfonso y Rafa se ponen como motos, incontrolabres!!! Jajaj… Me alegra q lo pasarais bien!!!!

  6. Oye a ti es que te gusta la Navidad todavía mas que a mi. Vamos que si fuese por ti estabas de celebraciones hasta marzo, jejejej.
    Jo la verdad es que tener a los hermanos lejos es una faena, nosotros somo cuatro hermanos y cada uno vivimos en una ciudad diferente pero dentro de España, entonces es mas facil vernos.
    Es alucinante como los niños tienen ese cariño por sus tios aunque los vean poco, deben ser cosas de la sangre.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: