Maternidad

Pendientes en los bebés

Hoy Isabel (No sin mis patucos) nos habla de aquello que como madre haces y un tiempo después te planteas si te has equivocado.

Seguro que nos pasa a todos, hacemos algo que consideramos que es lo mejor y con la distancia te das cuenta que no era la mejor opción, o simplementente que nos hemos equivocado, que también tenemos derecho. Nos pasamos el día decidiendo así que alguna vez fallamos.

Os dejo con Isabel y su decisión sobre los pendientes en su bebé.

Cuando te imaginas la maternidad, hay cosas que tienes clarísimo que vas a hacer de una u otra manera, pero luego la realidad es bien distinta.

Hay otras veces que aun teniendo claro lo que quieres hacer y siguiendo tus pensamientos, llega un momento en el que te planteas que te has equivocado.

Esto es lo que me ha pasado a mi con el tema de los pendientes. Me parecían tan monas las bebes con pendientes que cuando supe que estaba embarazada de Alejandra, ya la veía con sus pendientes puestos. Fijaros como es la cosa que antes de que naciera ya le habíamos comprado unos.

Cuando nació, en el hospital, pregunté si se los ponían porque habíamos oído que salían de la maternidad con ellos puestos. Me dijeron que hubo una época en que lo hacían, pero que habían dejado de ponerlos porque había muchos casos en los que se infectaban las orejas de los bebes.

Unos meses después, en la consulta de la pediatra, le pregunté cual era la edad recomendada para ponerle los pendientes a la niña y me contestó que nunca. Al ver mi cara de sorpresa me explicó que porque iba a querer agujerear las orejas de mi hija y que no era necesario hacerlo.

Y a pesar de todo esto, a pesar de que nadie me animó a hacerlo, más bien todo lo contrario, Un buen día me plante en la farmacia y pedí que le pusieran pendientes a mi hija. Y tan contenta estaba yo de lo guapa que estaba.

Ahora, ocho años después se que me equivoqué, se que no debería de haberlo hecho. Lo peor de todo es que es ha sido mi hija quien me ha hecho darme cuenta del error, quien me ha hecho plantearme porque en unas cosas he querido que ella decida cuando sea mayor y en esto no.

Todavía recuerdo el día que con muchísima tristeza me pregunto si tenía que llevar los pendientes para siempre. Claro que no, le dije, puedes quitarlos algún día si quieres. Pero lo que me dijo ella es que no quería llevar pendientes, que no los quería llevar nunca más, que no los necesitaba.

Fue en ese momento cuando me sentí super injusta. No tenía que haberlo hecho, porque al fin y al cabo es su cuerpo y debería ser su decisión. Y cada vez que veo sus orejitas agujereadas y sin pendientes me siento culpable.

Ahora se que si tuviera otra hija no lo haría. Pero, y vosotras, ¿sois de poner los pendientes a los bebes o habéis decidido no ponerlos?

26 marzo, 2018