Periodo de adaptación en la guardería

Cómo ya sabéis Gonzalo ha empezado en la guardería, perdón, centro infantil, pero vamos a dejarlo en guardería para que nos entendamos todos. Ya os conté lo que metimos en la mochila para la guarde y hoy quería hablaros de periodo de adaptación en la guardería. Hablaré de nuestro caso en concreto que es lo que conozco, cómo siempre intento hacer.

Periodo de adaptación a la guardería

Para empezar diré que creo que los periodos de adaptación en la guardería son necesarios, al igual que en el cole. No concibo la idea de meter a los niños en un colegio o en una guardería de repente 4 ó 5 horas (o las que sean) sin más. Mejor vamos poco a poco introduciéndolos en las nuevas rutinas para que les resulte más fácil y menos traumático.

¿Qué hay niños que no lo necesitan? pues me alegro por ellos pero no creo que sean la mayoría, ni muchísimo menos.

Luego está el tema de si el periodo de adaptación que se establece nos gusta o no, nos resulta cómodo a nosotros cómo papás, despista a los niños…

Por ejemplo, el cole que hemos elegido para Leo tiene un periodo de adaptación, pero no me gusta, nos explicarán bien el sistema que llevan en una reunión que tendremos precisamente esta tarde y a lo mejor una vez explicado cambio de opinión pero de entrada no me gusta. Ya os hablaré cómo funciona, que ahora quería centrarme en Gonzalo y su periodo de adaptación.

El del cole no me gusta y ¿el de la guarde? Pues la verdad es que tampoco, mira que la guarde de los niños me gusta muchísimo pero para mí tiene una pega y es esta, la adaptación.

El sistema es dejar al niño en la guarde progresivamente, es decir, el primer día una hora (más o menos), al día siguiente un poco más y así ir aumentando el tiempo hasta llegar al horario habitual.

Esta parte me gusta, pero me gustaría poder entrar con él y decirle «Gonzalo, estamos aquí los dos y no pasa nada, es un sitio muy chulo cómo dice Leo»

Y aunque esto reconozco que me gustaría que cambiase, también entiendo que no se haga, y os explico por qué. Si todos los niños tuviesen el mismo periodo de adaptación, por ejemplo entran todos el día 1 de Septiembre, pues entonces estaría bien que fuésemos todas las madres / padres con los niños un ratito un día  y así, pero os imagináis cómo sería acompañar a los niños en una guardería en la que cada niño comienza cuándo le parece? Sería un desastre y la verdad es que tampoco me gustaría que fuese así. Vamos, que no me pongo de acuerdo ni yo misma.

Imaginaros que yo esta semana voy con Gonzalo para que él se adapte mejor pero… ¿y el resto de niños? y ¿qué pasaría la semana siguiente cuándo Gonzalo vaya ya el solito y se incorpore otro niño con su mamá?

Es complicado…

¿Qué hemos hecho nosotros durante el periodo de adaptación?

Pues siempre que he podido he llevado a Gonzalo a recoger a Leo  a la guarde, la verdad que esto me hubiese gustado hacerlo más veces pero sólo he podido en contadas ocasiones.

periodo de adaptación a la guardería

El lunes, antes de entrar en la guarde estuvimos viendo el huerto y las gallinas, Gonzalo se volvió loco señalando para querer entrar. Así se quedó bien el lunes y cuándo fui a recogerle que habían pasado unos 50 minutos me quedé en la puerta escuchando por si le oía llorar y nada, llamé y cuándo le dijeron «Gonzalo vamos que viene tu mamá» es cuándo le oí protestar para echarse a llorar en cuánto me vio. Mi niño… lo que no me quedó claro es si lloraba por verme o porque le quitaron de hacer lo que estaba haciendo. Creo que fue esto último porque cuándo nos íbamos pasamos a ver las gallinas de nuevo y volvió a entrar de la mano del dueño de la guarde (que es quién se encargará de llevarles y traerles a casa de mis padres) tan feliz para acercarse a las gallinas.

El segundo día es cuándo más miedo me da el segundo y el tercero. El martes se quedó bien en la guarde y pasada casi hora y media fui a recogerle, estaban en el jardín junto al huerto y él estaba allí con una de las cuidadoras asomado, sin llorar, eso sí, cuándo me vio se echó a llorar de nuevo y esta vez si que fue por verme, porque le intentaron coger después y no se quería soltar de mis brazos. Me dijeron que había estado bien pero que si había llorado un poquito, de hecho tenía puesto el chupete y el día anterior no.

El tercer día, lo hicimos diferente, los lleve a los dos juntos. Leo súper orgulloso de entrar de la mano con su hermano, a la profe de inglés que es la que suele abrir la puerta rápidamente se lo presentó, «Tamara este es Gonzalo, Mi hermano» de verdad que me lo como… y Gonzalo que hizo? pues nada, cómo iba con su hermano entró sin protestar.

El tercer día le dejé un ratito más, no llegó a las dos horas y cuándo fui a recogerle estaba también en el jardín le vi de la mano de una cuidadora sin llorar ni nada, pero cuándo me vio soltó alguna lagrimilla, me dijeron que también había llorado pero menos. Luego estuvimos viendo las gallinas y sin problemas se acercaba a la verja a ver a las cuidadoras, eso sí, agarradito de mamá 🙂

El jueves lloró al dejarle y luego me dijeron que estuvo bastante bien pero que también lloró. Y el viernes estuvo mejor pero al estar por medio el fin de semana el lunes sería volver a empezar y encima sin mamá.

La semana pasada que yo ya no estaba empezaron la rutina de ir los dos juntos a la guarde, cómo os decía antes le van a buscar y el lunes le costó más, el martes tampoco fue muy contento y yo ya empezaba con el agobio.

El miércoles los niños coincidieron en el jardín, bueno, no exactamente, los bebés estaban como en una terraza que tienen a dos metros del jardín dónde está el arenero que es dónde iba a jugar Leo y se vieron… Dicen las de la guarde que fue precioso verlos porque no paraban de llamarse y reírse y les dejaron juntarse. No sólo a los míos, al día siguiente de empezar Gonzalo empezó también la hermana de un amiguito de Leo y parece ser que los cuatro se dedicaban miradas y risas.

Cómo Gonzalo ya se ha soltado a andar (aunque torpemente aún) Leo se lo llevó con él y se lo estuvo presentando a sus amigos (con una cuidadora detrás, claro) Y a partir de ese día parece que Gonzalo lo va llevando mejor.

Leo me cuenta que Gonzalo deja de llorar en cuánto arranca el coche porque él le dice «no pasada nada Gonzalo, que vamos a la guarde a pasarlo bien»

Mi madre le recoge un par de horas después y dice que si que llora cuándo la ve, pero que antes no se oye a ningún niño llorar y las profes dicen que ya se va adaptando aunque todavía tiene algún momento de llorar.

Todavía no doy por finalizado el proceso de adaptación pero ya estoy más tranquila, saber que el niño ya esta más contento en la guarde, aunque lo que me dicen es que sólo quiere estar en el jardín, que en seguida pide salir a la calle 🙂

El otro día vino moviendo la mano con los cinco lobitos, cuándo luego van a llevar a Leo se tira a los brazos de una de las cuidadoras… esos detalles me hacen saber que el niño esta bien. Y aunque es durillo dejarlos en el fondo estoy encantada con que vayan a la guarde.

¿Qué tal fue vuestro  periodo de adaptación en la guardería? ¿y en el cole?

41 comentarios en “Periodo de adaptación en la guardería

  1. Con la mayor fue duro, más de un mes llorando todo el trayecto hacia el cole. Luego lloraba yo del estrés y la impotencia. Pronto empezaremos lo mismo con el pequeño, espero que se lo tome mejor…
    Me ha gustado eso de que tus hijos vayan juntos y se vean en el cole!

    • Ay pobres… Espero que con el pequeño sea mucho más fácil. Gonzalo ayer fue muy bien aunque lloro un pelin al ver a mi madre pero allí estuvo fenomenal, lo malo es que hoy se ha tenido que quedar en casa por fiebre así que el lunes me imagino que será casi como empezar de cero…
      Cuándo empiecen con las actividades de verano se verán mucho más

  2. Los míos fueron directamente al cole, la mayor se adaptó genial y el peque estuvo llorando los primeros días, qué angustia!!!!
    En mi caso pasaba lo mismo, al ser seguiditos se veían y se ponían contentos. Un besín y poco a poco.

    • A Leo le costó menos pero a Gonzalo le ha costado un poquito más. La pena es que el miércoles ya me dijeron que estuvo súper bien, incluso sin chupete ni nada y el jueves se puso malino así que el lunes cuándo vuelva me imagino que otra vez llorará…

  3. Ay, mi hija mayor sus periodos de adaptación fueron de lloros. Y con la petite, todos genial. En la guardería, el problema es que sólo quería teta, así que tuve que introducir fruta para que pudiera comer algo hasta que la recogiera. Y su primer día de adaptación tuve que ir a recogerla antes de tiempo. Pero después, genial, porque coincidieron un año las dos hermanas.

    • ¿Pero juntas en el mismo aula? Aquí coinciden en la entrada y poco más, de momento. Que ahora cuándo llegue el verano cómo se quedan poquitos niños los juntan más y estoy deseando que llegue!

  4. Nos tenemos que poner en situación de los niños, lo digo como cuidadora, se separan de los padres y están en un entorno nuevo y con personas nuevas, es normal que les cueste un poco adaptarse, con los dedos de una mano se pueden contar a los niños que no lloran. Pero es cuestión de tiempo, ya verás, en poco tiempo entrará como si nada, incluso sin despedirse de vosotros, jeje.
    Lo de la adaptación y que pudieran entrar las mamás al aula… Según mi opinión…sería un caos total, los niños se descentran muy rápido, incluso los hay que no toleran ningún extraño en el aula, además lo veo retroceder para los niños que sus primeros días se quedan llorando, lograríamos que no se separara de la mamá y no se relacionara con la educadora y los demás niños, es mi opinión, edtoy segura que como madre pensaria otra cosa.
    No creo que viva esa situacion de adaptacion en la guarde (si, en el cole)porque creo que voy a tener la suerte de poder llevarmelo los tres primeros años conmigo al trabajo, que me parece todo un lujo

    • Si tienes razón, yo lo pienso en frío y creo que tampoco es bueno para el niño que yo pudiese entrar con él, pero en esos momentos es lo que más deseas…
      Nosotros aprovechamos la jornada de puertas abiertas para entrar con él y enseñarle todo pero son muy pequeños.

      Pues si que es un lujo poder llevártelo al trabajo…

  5. Ay, que me los imagino a los dos juntitos entrando por la puerta y casi me emociono… qué bueno que es Leo 🙂
    Yo los períodos de adaptación los llevo fatal, seguramente peor que Redondo. Él llega, igual llora un poco al principio pero luego se entretiene, pero yo me voy preocupadísima y también a punto de llorar. Y lo malo es que a Redondo le cuestan mucho los cambios, después de las vacaciones otra vez lo pasa fatal para volver a la rutina de la guardería… ya estoy temblando con el cole porque estará un mes de vacaciones (agosto) y 15 días más de septiembre hasta que empiece el cole, creo que le va a costar muchísimo…

    • A mi personalmente me ha costado más con Gonzalo que con Leo.. y mira que era el segundo. De todos modos yo he sido muy plasta y he llamado a la guarde en alguna ocasión para ver cómo estaba el niño y luego le pregunto a Leo si Gonzalo ha llorado en el camino…
      El cole es distinto. Yo hoy que he ido a la reunión del cole ya me he empezado a preocupar por Leo…

  6. Yo es que los llevé tan pequeñitos a la guarde que realmente la que lo pasó mal fui yo. Tenían los dos alrededor de los 4 meses y medio y a esa edad a no ser que sean de los bebes que lloran con todo el mundo, se quedan sin protestar y cuando los vas a recoger tambien como que ni se alegran. Así que como te digo yo hice una pequeña adaptación pero para asimilar yo que los tenía que dejar.
    En el cole ha sido diferente. Teníamos también adaptación pero no me gusta en absoluto, porque se hacen grupos de 5 niños y van cada grupo un dia a una hora. Bueno es una semana un poco complicada. En el caso de Alejandra creo que no la necesitaba y Diego me preguntaba que porque le iba a recoger tan pronto o porque no entraba a la misma hora que todos. Pero claro yo creo que los mios como desde bebes han ido a la guardería pues iban al cole tan contentos, estaban acostumbrados a que los dejaba por la mañana y los recogia despues de la siesta, entonces cambiaba el entorno pero no la rutina.
    Un besote.

    • No me extraña que la adaptación la tuvieses que hacer tú cuándo los dejas tan pequeñitos… pobres.

      Pues creo que tu periodo de adaptación es igual al que vamos a tener nosotros, los dividen en grupos y la primera semana sólo van un día dos horas y no vuelven hasta la siguiente que van tres horas y media un día y no vuelven hasta dos días después, no lo entiendo, no me gusta nada.

  7. Antes de nada… madre mía, me parece mentira que ya vaya a la guardería… y haya empezado a andar!!!! pero si parece que nació hace 4 días… jolin, qué rápido crecen!
    Oye, gallinas? huerto? qué envidia de guarde! todas deberían ser así!
    Está claro que ningún método es perfecto, pero… yo también estoy de acuerdo en que haya periodos de adaptación. Es cierto que para los padres que trabajan tal vez no sea lo más cómodo, pero sí creo que para ellos es lo más adecuado, elimina la brusquedad de la nueva situación.
    Lo que comentas de que se tira a los brazos de una cuidadora creo que es buenísima señal 😉

    • A mi también me parece increíble que ya ande y que vaya a la guarde… ¿dónde esta mi bebé? que no me he enterado!!

      La guarde me encanta, tienen gallinas, conejos, huerto, árboles frutales… de todo! Así es imposible aburrirse con todo lo que tienen que hacer! jaja no veas el otro día que vino Leo con dos huevos de las gallinas de allí… que ilusión le hizo!

  8. Que durillo es dejarles ahí, la verdad.
    A mi hija el periodo de adaptación no le duro mucho tiempo la verdad, por aquel entonces la llevaba yo, pero desde que he empezado a trabajar y no la puedo llevar ni recoger, lo estamos pasando algo mal, por que no hay manera que quiera ir…supongo que todo son etapas, y a esta también se tiene que adaptar.
    Seguro lo tienes bien adaptado en seguida, y mas teniendo el hermanito por ahí 🙂

    UN abrazoo

    • Yo sólo lo he podido llevar y recoger una semana y me da un poco de angustia no saber cómo se ha ido exactamente aunque le pido todos los detalles a mi madre. Pero fíjate que yo creo que para el niño le ha venido mejor. Hablo de mi caso.
      Precisamente ayer que estuvimos de excursión con la guarde también vi que Leo se relaciona muchísimo mejor con sus compañeros cuándo yo no estoy.

  9. A Alfonso y a Rafa les costó muchísimo, de verdad! Y mira que Rafa tuvo la suerte de que, el primer día, dejaron q se quedase allí Alfonso (que empezaba el cole dos días después) pero que va, lo pasó mal! Y Alfonso en su día, también!! Creo que, cuanto más mayores son, más les cuesta… Si dejara ahora a Gabriel ni se enteraría, porque estos de bebés son super panchos y se van con cualquiera, jajaja… Y el cole Alfonso también muy mal, ver veremos a Rafa en septiembre. Lo bueno es que ya se conoce todos los rincones, esto de ir a todos los entrenamiento de Alfonso es lo que tiene, jajaja…
    La adaptación no es fácil y el mejor sistema no existe, es un cambio, les cuesta y hay que hacerlo lo más progresivo posible!

    • A Gonzalo le ha costado un poco más que a Leo pero tampoco puedo decir que le haya costado muchísimo ni mucho menos y menos mal! porque yo lo paso fatal.
      Lo malo es que el miércoles que estuvo ya súper bien, sin llorar y sin necesidad de chupete va el jueves y se pone malo, con lo cual cuándo le vuelva a llevar me imagino que habrá retroceso.

      Lo de que Rafa ya conozca el cole de mayores es una gran ventaja, el otro día lo hablaba con la mamá de una amiga de Leo que esta aburrida de entrar en el cole a buscar a su hermano, que conoce de sobra a la profesora, las aulas… quieras que no algo ayuda, aunque luego le cueste un poquito.

      Y lo de los bebés.. yo si que creo que cuánto más mayores son más les cuesta porque son más conscientes de que les dejas allí y te vas, pero para los bebés también tiene que ser muy duro…

  10. ayyy esos procesos de adaptación tan temidos por las madres!!! LA piccola la verdad que lo llevó muy bien, es ahora cuando le hemos alargado el horario a todo el día que lo ha notado más. Pero en general le gusta y está muy bien con los otros niños!

    Por cierto, empieza la guarde ahora? Animos que verás que en breve esta 100% integrado!!!

    Besazos

    • jaja, si, es una fecha un pelín rara para empezar, pero lo he hecho por dos motivos, bueno miento por tres, mira, no me he dado cuenta de explicarlo en el post.
      Uno, porque Gonzalo es un duende y notaba a mi madre cansada, así que aunque en principio íbamos a esperar un poco más, por eso de que pagar dos guardes se nota muchísimo, cuándo Gonzalo empezó a querer a andar y vi que no para dije nada, me lo quito de otra cosa y el niño empieza en la guarde.
      Dos. Porque me hacía ilusión que coincidiese con Leo
      Tres. Porque ahora el resto de niños más o menos ya están acostumbrados a la guarde y la profe le puede dedicar más atención ahora que si lo meto en Septiembre que empiezan todos los niños a la vez (esta todo pensado jajaja)

  11. Pues la adaptación a la guardería de Álvaro fue genial. Sólo gimoteó un par de días, pero no llegó ni a llorar. Quizás también influyera que era más mayor (lo siento, Carmen «No soy una drama mamá», pero aquí tenemos opiniones diferentes) y que entendía que tenía que ir a la guardería porque mamá tampoco estaba en casa.
    Las adaptaciones la mayoría de las veces son duras y nunca es la perfecta para todos. Un beso enorme y muuuuucho ánimo. Espero que en nada esté encantado de ir a la guarde con su hermanito.
    Muakkkk

    • Principalmente depende de los niños, pero cuánto más mayores son más conscientes de que les dejas allí y te vas. Depende mucho de si también es capaz de entender eso que dices, que mamá no va a estar en casa tampoco… son muchas cosas.

      Gonzalo de todos modos es muy protestonin, por todo, así que yo ya me imaginaba que iba a llorar más que Leo pero no porque lo pase peor sino porque es así.

  12. Yo sólo he vivido de cerca el periodo de adaptación de mi sobrina al cole, porque tampoco fue a la guardería. Y no pudo ir mejor, Desde el primer día se lo pasó tan bien con los compañeros y las actividades que no había conocido en su casa que nunca echo de menos a su mamá.

    • Mujer, según lo has puesto…. no sé si lo he entendido bien…

      Lo que si me dicen en la guarde es que Gonzalo sólo quiere estar en jardín, en el arenero o viendo a las gallinas, en casa es igual, muchas veces se va solo a la puerta y se lía a darle golpes, será que en casa se ahoga jaa

  13. Pues aquí no tenemos guardería y el cole no tiene periodo de adaptación así que en teoría el primer día que se separe de mi será para pasar 5 horas seguidas en el cole. Digo en teoría porque aunque debiera ser así, tengo la suerte de ir a un cole rural. En total hay 12 niños, y mas concretamente este año solo va a entrar nuevo el mio. Eso hace que tengan mas concesiones, te dejan entrar con ellos, estar un ratito, irte cuando el niño este tranquilo etc. A ver que tal nos va ,ya te contare jeje.

    • Otra ventaja del cole rural. Lo de poner periodo de adaptación en tu caso no tiene tampoco mucho sentido si sólo va a ser tu peque, es genial que te dejen entrar un poquito y esas cosas.

      • Es que justo en el 2012 solo nació el mío jaja. El siguiente año nacieron dos, que tampoco es mucho problema. Alguna ventaja tenía que tener vivir en una aldea ,)
        Otra ventaja ha sido este año que aún no le tocaba, pero lo han llevado con ellas algún día para que fuera conociendo el cole y viendo que no pasaba nada por estar allí un poquito.

  14. pufff qué duro… para nosotras las mamis creo que resulta el periodo de adaptación más duro que para ellos, porque yo de verlo llorar sufro.
    El mío no va a la guarde pero lo apuntamos a natación y la primera clase fue una pesadilla, me tuve que meter en el agua con él y no consintió hacer nada ni que se le acercara nadie, sólo quería agarrarse a mi cuello como si fuera un koala.
    Ahora ya lleva un mes yendo, y aunque se le echa a los brazos a la monitora y se lo pasa pipa en el agua, cuando ve que salgo de la habitación, pone pucheros y llora unos segundos… Qué penita dan!
    Por cierto, casi se me olvidaba, pásate por mi blog que te he nominado a un premio!

  15. Daniela lloró 3 días y luego fenomenal, aunque ahora si pasamos unos días juntos de vacaciones o un puente largo cuando vuelve a la guarde también llora.

    • Os extraña la pobre… Gonzalo sigue lloriqueteando, que no llega ni a llorar a la entrada y a la salida pero yo creo que ya lo hace como por costumbre porque luego allí esta bien y Leo me asegura que en cuánto arranca la furgoneta deja de llorar

  16. Hola! Les cuento que vivo en Alemania y aquí se hace el proceso de adaptación b con el modelo berlinés. Los grupos no tienen más de 10 niños.
    Los tres primeros días son una hora por día con papa presente. Para mí es tedioso pero es super lindo. El tiene 2 aaños. En este grupo sólo entraron dos niños nuevos así q fue maduración pautas mantenga de inicio. Nosotros empezamos a principios de mes y el otro niño a mediados. De esa manera no nos juntamos casi.
    La adaptación me d9jieron que por lo menos dura tres semanas. Puede llevar 6 también.
    Mi presencia no inquieta a ningún Niñoño. Tampoco es que están los 10 ahí. Algunos desayunan, otros juegan afuera, otros en el salón….
    Trato eso sí de no intervenir mucho. Claro que si me busca para mostrarme algo participó pero casi que nada. Hay que tratar que la maestra tome contacto lo más posible.
    Debo decirles b que ese proceso no está siendo por ahora nada traumático ni para el ni para mi porque yo también tomó contacto con sus nuevos compañeros (que al fin y al cabo serán quienes compartirán muchas horas de juego rosas y peleas. Conozco a la maestra como es con mi hijo. Como es mi hijo con ella y sus nuevos amigos.
    Una se queda !as tranquila, y termina siendo un proceso de adaptación para una.
    Al tercer día me dijeron que es una hora pero que haremos el primer proceso de separación que durará algo así como 15 minutos. Al finalizar esos 15 minutos lo busco y se da por terminado el día de guardería por ese día.
    Veremos como nos va….y sobre todo si este método es bueno.
    Saludos!!!!

    • A mi ese sistema tal y cómo lo cuentas me parece perfecto. Pero si todos empezasen a la vez, quiero decir, si todos comienzan en Septiembre me parece genial, se van incorporando poco a poco y acompañados por sus padres para se vayan familiarizando, pero si uno empieza en Septiembre, otro en Noviembre, y así durante el curso es un poco caos, Gonzalo se incorporó en Mayo por ejemplo.

      Lo que esta claro es que hay que intentar lo que sea para que los niños no sufran con la entrada en la guardería o el colegio.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: