Niños

Puré fuera de casa (solución)

A estas alturas el tema del puré ya lo tenemos más  que superado, por la edad de mis peques y por la experiencia, que con el primero son todo dudas y con el segundo va todo más rodado, aunque pueden surgir otras historias pero por ejemplo para el tema del puré fuera de casa con Gonzalo no he tenido ninguna duda, porque ya las tuve todas con Leo 😉

Y diréis, ¿y ahora vienes con estas? Pues sí, hace unos días una chica me preguntaba cómo lo hacía yo porque ella no lo tenía muy claro así que pensé que sería un buen tema para tratar en el blog ya que en esta época salimos mucho de casa y si a alguién más le viene bien… pues ahí queda.

Puré fuera de casa

Una de las compras que más he amortizado han sido los termos de sólidos. Siempre que salíamos de casa le hacía los purés y al termo (hay que calentarlos un poco más de cómo se lo darías al peque para que una vez pasadas algunas horas esté en su punto, pero tampoco mucho porque estos termos aguantan bastante bien el calor)

Me resultan súper cómodos, les puedes dar de comer en cualquier sitio sin necesidad de tener algo para calentar la comida, yo directamente le doy de ahí y así no necesito ni platos ni nada.

De hecho, cuándo Gonzalo empezó a comer purés me hice con otro y así les puedo seguir llevando la comida para los dos, aunque ahora mismo no tienen problema para comer un menú normal de un restaurante hay veces que por horario o por lo que sea prefiero llevarles la comida de casa.

puré fuera de casa
Termos para sólidos

El termo de la derecha que es el último que compré viene con dos apartados uno más pequeño en el que puedes incluso trocear un filete y así llevas dos platos en el mismo termo aunque claro, el otro tiene más capacidad y con lo que comen estos niños la necesito! jaja

Podéis comprarlos parecidos aquí

Skip Hop – Termo Contenedor de comida Zoo Perro celeste

 

Para un día lo soluciono así, pero la pregunta que me hacía esta chica venía por que iba a pasar varios días fuera y no sabía cómo hacer.

A mi este agobio me entró con Leo, hace dos veranos, con Gonzalo esto ya lo tenía superado, pero con Leo me agobiaba mucho el tema de las comidas.

Hay varias opciones,

Potitos comprados: Leo fue incapaz de que comiese un potito comprado, Gonzalo ha probado uno que si se  comió pero no he tenido necesidad de repetir la experiencia. Pero si vuestro peque se los come fin del problema. Es una solución rápida y muy cómoda. Personalmente prefiero que sean caseros, pero si una semana tuviesen que comer de esos potitos  pues no pasa nada.

Ponerte en contacto con el hotel: Esto fue lo que yo hice hace dos veranos, me dijeron que no había ningún problema que ellos me prepararían la comida cómo yo quisiera. Que en el menú del bufet siempre ofertaban un par de purés pero si no eran de mi agrado o quería otra cosa que sólo tenía que decirlo.

Cuándo llegué allí me pusieron todas las pegas del mundo, menos mal que cómo tenía los correos guardados en cuánto pedí hablar con el director (después de estar una hora de recepción a cocina y de cocina a recepción) se acabaron los problemas. Pero me fastidió bastante primero perder más de una hora con esta historia y segundo tener que ponerme borde en vacaciones.

Tengo que decir que por ejemplo en el hotel dónde hemos estado este año al ver a Gonzalo en seguida me ofrecieron hacerme comida especifica para él, ósea que ahí depende del hotel al que vayas, pero vivida la experiencia yo creo que ya no me arriesgaría a repetir.

Ir al lugar de vacaciones con la babycook: (pongo babycook porque es la que yo tengo) No cuesta tanto llevarla, para mi el engorro es llevar o ir a comprar los ingredientes, porque realmente lo que tardas en preparar el puré no es tanto.

Llevar la comida hecha de casa: Cuándo voy a pasar dos o tres días fuera de casa lo que hago es para el primer día usamos el termo y para el segundo día la llevo congelada en una nevera y en cuánto llego al hotel la meto en el frigorifico y así se va descongelando poco a poco y no se estropea. Si son más de dos días y no hay congelador yo no me arriesgo.

También esta la opción de hacer el vacio a la comida, yo esto no lo he probado nunca pero me parece la mejor opción. La descubrí tarde para Leo y con Gonzalo cuándo nos hemos ido de vacaciones no he tenido problemas porque come de todo así que le lleve para los dos primeros días puré (termo + congelado) y el resto ha comido del menú del buffet. Os dejo el enlace al blog de Madre Maya que ahí es dónde descubrí cómo se podía hacer el vacío a unos botes de conserva y así poder llevar la comida de nuestros peques hechas por nosotros y listas para calentar y comer.

Ahora mismo, creo que la mejor opción es la de llevar la comida ya preparada de casa cuándo el bebé es aún pequeño y no come otro tipo de comida que no sea triturada.

Y vosotr@s ¿cómo os organizabáis ó os organizais para darles el puré fuera de casa?