Voy a ser hermano mayor II: Hospital

Ya os conté en “Voy a ser hermano mayor” cómo intentamos preparar a Leo para la llegada del su hermanito durante el embarazo, la palabra clave sería NATURALIDAD, así fue durante todo el embarazo.

Leo lo llevo muy bien, muy tranquilo, pero mi miedo estaba en esos primeros días, desde el momento en el que tuviésemos que ir hacia el hospital.

Hoy os voy a hablar de esos primeros momentos.

Voy a ser hermano mayor: Hospital

Voy a ser hermano mayor

El momento de ir al hospital es un momento complicado, porque no sabes cuándo te va a pillar, puede ser entre la noche, a primera hora de la mañana, a media tarde… pero cómo mis padres viven cerca no era mucho problema para llevar a Leo, pero el destino nos facilitó la tarea, al ser un Domingo por la mañana poco después de desayunar.

Cuándo digo que jugué con Leo hasta el último minuto es real, de hecho estaba jugando con él, bueno, me estaba ayudando a hacer la cama, cuándo note un dolor cómo un pinchazo  que me hizo ir al baño a comprobar que todo estaba correctamente y es cuándo vi un poco de sangre que fue lo que nos hizo ir al hospital.

Llamamos a mis padres y en lo que venían me duché y le dije a Leo que íbamos al hospital, que a lo mejor Gonzalo quería nacer ya. Recuerdo que me despedí de él con una cosa… entre angustia, alegría, tristeza, ilusión… no sabría explicar ese sentimiento que englobaba tantísimos a la vez, pero él se fue tan contento.

Le preparé cuatro cosinas y ya, él tiene mucha ropa en casa de mis padres y  juguetes así que no hizo falta ni hacerle maleta.

Cuándo en el hospital nos dijeron que me harían cesárea, llamé a mis padres que se vinieron y Leo se quedó con mis hermanos, estuvo haciendo un dibujo para Gonzalo 🙂

Comió y jugó cómo siempre, ajeno a todo y después de la siesta vino a conocer a Gonzalo al hospital.

(No quiero enredarme sobre cómo fue el nacimiento de Gonzalo porque hoy no es el tema, pero me está costando muchísimo no escribir más)

Hay quién prefiere que los hermanos se conozcan en casa, mamás que no quieren que sus hijos las vean en la cama tumbadas… Por supuesto, todo es respetable y cada uno tiene su opinión y su razonamiento. Yo siempre dije que salvo que  me encontrase muy mal, me gustaría ver a Leo lo más pronto posible después de que naciese Gonzalo, que no estuviésemos sin vernos días, que fuese participe desde el principio, al igual que ocurrió con el embarazo, desde el principio todos juntos.

ESE MOMENTO era un momento muy esperado durante todo el embarazo pero no os podéis imaginar las ganas que tenía de vivirlo ese día!

Había dejado muy claro que ese momento era nuestro, no quería a nadie más en la habitación, íbamos a estar los cuatro. Había leído que era mejor que la mamá no tuviese al bebé en brazos y me pareció lo mejor, además que justo en el momento en el que llegó Leo Gonzalo estaba dormido así que no nos costó ningún trabajo.

Entró en la habitación me miró y preguntó por Gonzalo, se asomó a la cuna y ya, no le hizo más caso… y tal y cómo hicimos durante el embarazo no le obligamos en ningún momento. Todo lleva su tiempo y por supuesto íbamos a respetar su proceso de adaptación.

Le teníamos un regalo preparado de parte de Gonzalo, cosa que recomiendo, también lo hice cuándo nació Leo para mi sobrina y yo creo que les ayuda a tener “su momento importante” más que por el regalo que ya sabemos que tienen de todo. Le habíamos comprado una moto de esas con ruedas grandes que le encantó.

Yo esa tarde no me podía levantar (Leo conoció a Gonzalo cuándo tenía 4 horas) pero estuvo jugando con su padre todo el tiempo que estuvo allí, varias horas, llegó mi sobrina (que también tenía su regalito) y estuvieron jugando por allí los dos, de vez en cuando entraban en la habitación, se bajaban a la calle, estaban en el pasillo…

Al día siguiente fue a la guarde cómo todos los días, durmió bien, comió cómo siempre, estaba contento… y de vez en cuando preguntaba por mamá y por GONZALO. Por la tarde volvió al hospital a vernos y ese segundo día ya se acercó más a su hermano, les pude hacer alguna foto juntos, le acariciaba… pero cómo siempre cuándo él quería, si no le apetecía pues nada, a jugar.

Recuerdo que alguien me había llevado unas pastas y él fue el encargado de repartirlas por allí, estaba tan contento. Cuándo llego el momento de irse con mis padres todo fue bien, un beso y hasta mañana. Volvió a dormir estupendamente y al día siguiente a la guarde.

El martes a medio día nos dieron el alta así que esa noche dormiríamos los cuatro en casa…

Me he alargado mucho más de lo que pensaba así que os lo dejo para otro día, los primeros días en casa.

¿Recordáis ese momento en el hospital o por el contrario pensáis que es mejor dejar que los hermanos se conozcan en casa?

27 comentarios en “Voy a ser hermano mayor II: Hospital

  1. Me has emocionado, Mamá Puede, porque si algún día tengo un segundo hijo así es como lo quiero hacer. Yo aun recuerdo cuando fui a conocer a mi hermana al hospital y fue una experiencia que tengo grabada.
    El único problema que voy a tener es con las visitas. A ver cómo le hago entender a la familia tan pesada que tengo que ese momento es nuestro.
    Un beso

  2. Me ha gustado muchísimo cómo lo has hecho, la idea del regalo es genial. Creo que tomo nota para cuando me toque porque me encanta.

    A mí la experiencia cuando nació mi hermana me tocó de más mayor y fue bastante mala, creo que por eso no tengo una relación muy sana con ella, ahora que lo pienso…

    Es una forma muy respetuosa con Leo y muy favorable a ver a su hermano como parte de sí. Me encanta.

  3. La segunda llegó de noche. Eran las 9 cuando rompí aguas. Llamamos al tío que vive en la calle de al lado y nos fuimos. El momento de la separación fue muy duro para mi. Estaba acojonada ya que con la primera no había roto aguas, y veía fluir eso, y notaba que el momento era inminente, y tenía la angustia de no saber como acogería la mayor a su hermana, y como me sentiría yo con ambas. ¿Podría seguir queriendo igual a una y a otra? No sé, un montón de cosas que me pasaron ese momento por la cabeza.

    Mi hija pequeña le trajo un regalo a su hermana mayor al llegar a casa a los dos días. Habíamos comprado una casa de esas de tela para poner bolas de plástico y jugar dentro, y le encantó.

    El encuentro con la hermana fue muy bien. Pero a mi, no me habló en dos días.

  4. Qué bonito!!!!!
    Los míos se llevan 13 meses, aunque deberían llevarse 14, así que fue raro porque la nena mayor era muy pequeña.
    No se lo dijimos de mano porque con 8 o 9 meses ni se enteraba, pero a partir de los 11 meses se lo fuimos explicando, aunque siempre tuve la sensación de que no se enteraba.
    Aquí no dejan a los niños entrar en las habitaciones, así que al día siguiente me la trajeron al hospital y bajé yo a verla, me la trajeron mi marido y mi abuelo y fue muy emocionante, aunque luego no se quería ir sin mí y yo quedé llorando como una boba.
    También le di un regalo, y la verdad es que al ser tan pequeña al hermano lo aceptó con mucha naturalidad.
    Me ha encantado leer esta historia, fue precioso.

  5. Me parece genial cómo lo habéis hecho. Lo del regalo preparado para el mayor, lo de que no le tengas en brazos cuando llegue y sobre todo, lo de forzarle a que vea a su hermanito si no quiere. Yo creo que lo haría exactamente igual 🙂

  6. Ay que nervios me has puesto… yo creo que no admiten niños en el hospital…no sé si podrá venir a vernos la beba.Nunca me he separado de ella tanto… tengo pendiente eso de comprarle algo de regalito, no sé que será, con lo que le gustan los bebés de juguete, espero que le encante el bebé de verdad. Espero que nos dejen solitos también cuando la beba vaya a conocer a su hermanito. me encanta leer estas historias!

    • No pretendía ponerte nerviosa mujer! Pero yo creo que es algo que hay que decidir con tiempo, para que todos esten avisados si quieres por ejemplo estar los cuatro solos en la habitación, si no lo comentas antes nadie lo va a saber y te chafan el momento.

  7. Si, me parece el mejor método no forzarles y no dejar de ser el centro.
    No pueden pasar de un día a otro de ser el centro a pasar a un “segundo plano”
    Yo lo hice con mi sobrino.
    Con otros primos que tiene, no deja que sus padres los cojan, y si hablas de ellos se enfada.
    En cambio con mi peque no le pasa, al revés proclama al mundo que tiene un nuevo primo. ¿Cuál es la diferencia? que hice lo mismo que tu.
    No le forzamos a acercarse, le hicimos un mini-regalo de su parte, y yo juego muchísimo con él como he hecho siempre.
    Creo que esto último es lo más importante y es lo que no se suele hacer, más cuando los “nuevos integrantes de la familia” no se enteran de nada.
    Me alegro mucho de que Leo lo esté llevando tan bien
    Bss

    • Si nos ponemos en su lugar debe ser muy duro para ellos, no nos cuesta prestarles antención y la diferencia tu misma lo dices, es abismal con el resto de primos.

      Muchas gracias por pasarte!

  8. Se me han puesto la piel de gallina 🙂 Qué bonito y que emocionante, estoy deseando saber como fueron los primeros días en casa!!!
    Como ya os conté en mi blog el propósito para este año es darle un hermanit@ a bebé por eso me interesa mucho el tema.
    A mi me gustaría que fuese al hospital en cuanto pudiéramos estar los cuatro juntos, incluso que durmiera con nosotros en el hospital porque le sigo dando el pecho (esto no sé si es posible)
    Un besito
    http://unbebesuperduro.blogspot.com.es/?m=1

  9. Qué momentazo! Tiene que ser indescriptible la primera vez que los visteis a los dos juntos en la misma habitación. Bueno, los 4 juntos por primera vez. Me he emocionado 🙂 Y me encantan tus tips: no forzar, lo del regalito… por si nos animamos, tomo nota!

  10. Yo creo que da un poco igual que se conozcan en un sitio u otro. Alfonso conoció a Rafa en el hospital pero sólo unos segundos porque en los hospitales públicos no suelen dejar q entren niños en maternidad. Y la verdad es que no le prestó mucha atención. Y en casa los primeros momentos, parecido. Yo creo que la reacción depende mucho de la edad de los peques. No se puede esperar mucho de un niño de dos años cdo ve por primera vez un bebé,jajaja.. Sin embargo, con Gabriel fue distinto, se emocionó mucho desde el primer minuto, quería tocarle, darle besos…pero porque con 4 años ya son conscientes y durante el embarazo ya se van enterando de todo…. Rafa sí que me sorprendió con Gabriel, pero es que a Rafa le encantan los bebés, les persigue en el parque cdo gatean…y en la guardería me han dicho que también,jajaja…
    Con Gabriel me puse de parto un sábado por la noche y los dos se fueron encantados a dormir a casa de los abuelos. Y con Rafa me puse de parto de madrugada asi que fueron mis padres los que tuvieron q venir a mi casa para no despertar a Alfonso, asi que ni me despedí ni nada. Pero bueno, creo que con dos añitos son muy pequeños para entender todo eso. Lo importante es que todo fluya con naturalidad, sin forzar nada y está.
    Los hermanos mayores desarrollan un instinto protector tremendo, s conozcan donde se conozcan y reaccionen de una u otra manera en su primer encuentro!!!

  11. Que bonito, la verdad que me sentía muy identificada al leer tus palabras, la sensación que sentí al tener que irme al hospital y dar un beso al niño mayor fue la misma, yo la verdad que lo pase regular los 2 dias en el hospital sin ver al mayor y eso que el estaba tan agusto con sus abuelos y su tia, la peque también trajo un regalo a su hermano y la llegada a casa con su hermano fue muy bonita, llego dormidita y lo primero que solto es que si hacia algo¡¡¡ que recuerdos…..

  12. Yo tampoco quiero irme al hospital y no ver al Miniser en varios días. Es más, estos días pasados que he estado ingresada, como me encontraba bien, pedí que le llevaran a verme porque no quería estar más tiempo sin él. Lo de que vaya a conocer a su hermana al hospital también lo tenía claro, quiero que se conozcan allí, no que la vea llegar a casa tras varios días sin vernos y la sienta como una intrusa, pero haré como tú, sin agobios, sin forzarle, respetando sus sentimientos. No me había parado a pensar en lo de no tener al bebé en brazos, es más, si imaginaba el momento me venía a la mente una imagen de la niña en mis brazos y él entrando por la habitación pero creo que tienes razón, mejor que no sea así, que la vea desde la cuna y se acerque a ella cuando le apetezca. Lo del regalo lo tengo fácil, aún hay un regalo de Reyes que no le hemos dado, y le tenía guardado para otro momento especial, y ¿qué momento más especial que este?
    Gracias por tus consejos en este post, me vienen como anillo al dedo!!
    Muaks.

  13. Ay, qué bonito!! Ojalá cuando nos llegue el momento sea tan perfecto como el vuestro. Para mí lo que comentas de estar sólos los cuatro en la habitación en ese momento es importantísimo…
    Me has dado una idea para un post, que lo sepas. Gracias!! 🙂

  14. ¡Ay! Yo no sé qué haré cuando nos decidamos a aumentar la familia. Lo del regalo para el mayor me parece un acierto ¡a ver si así comienzan la relación con buen pie! Lo de los celos me da pánico,porque conozco casos en los que los mayores han hecho auténticas perrerías a los pequeños.

  15. Ha sido un relato muy bonito. No sé si algún día me llegará el momento del segundo. Ahora estoy inmersa en el primero (solo tiene seis meses mi gordi).
    Mi marido y yo siempre hemos pensado en tener otro y leyéndote, me he dado cuenta de que si pasa algún día, quiero que sea así. Natural, nada de forzar (ah! y lo del regalo me pareció una gran idea).
    Cuando hablabas sobre la naturalidad y que Leo tiene su ritmo y tu lo respetas, me he acordado de las veces que intentan que mi sobrino dé besos. Siempre que le dicen que me dé un beso y él dice que no, siempre digo: no lo forcéis, ya me lo dará. Y al cabo de un rato de estar juntos viene y me estampa el mejor beso de todos.
    Parece ser que a veces los adultos no ven que los niños, son niños, necesitan su tiempo para todo y la verdad es que veo que vosotros lo hicisteis maravillosamente. Bravo por vuestra familia.
    Saludos (reciente seguidora).

  16. Nosotros estamos “haciendo los deberes” para el/la futuro herman@ y la verdad es que me da un poco de nervios el tema de los celos. Me parece muy buena idea lo del regalo por parte del que nace! Tomaré como consejo y recomendación varias cosas que mencionaste en todos las entradas de “voy a ser hermano mayor” 🙂 a ver si nos va tan bien como a ti!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: