Mamás

Ya soy una mujer casada

Así cómo lo leéis, ya soy una mujer casada, después de 16 años nos decidimos a dar el “Sí, quiero” pero a nuestra manera.

No voy a negar que me hubiese gustado celebrar una boda BODA, con sus invitados (poquitos pero algunos sí), con su banquete, con su ceremonia civil, con su viaje de novios y cómo no, con un vestido de novia en condiciones… ainss ese vestido de  novia…. con lo que me gustan a mí!

¿Qué a pasado? Pues que yo soy de las que piensa que todo tiene su momento y el nuestro para celebrar un bodorrio ya pasó.

Evidentemente se puede celebrar un bodorrio con los niños, exactamente igual que hace 10 años, pero para mí esa celebración no hubiese tenido el mismo sentido y además hubiese sido un follón tremendo. Imaginaros si ya ando liada de por sí, con los niños, la casa y el trabajo sumale los preparativos de una boda… escalofríos me dan sólo de pensarlo!

No me hubiese importado meterme en esos berenjenales hace unos años, pero ahora ya no. Mis prioridades son otras y no me veo gastando una fortuna en una boda teniendo dos niños y un montón de gastos por delante.

¿El viaje de novios? Pues también me da cosa dejarlo pasar, pero ¿dónde me voy yo sin mis niños? Si no sé estar sin ellos! Nada, todos a la playa en unos días y listo

El vestido.. ainss esto si que me da cosina… con lo que me gustan a mí los vestidos de novia… no descarto ir algún día de tiendas e inventarme que me caso de nuevo sólo por probar cómo me sentarían 😉

Lo de celebrarlo con amigos y familia hubiese estado bien, pero me conocen, ya saben cómo soy y lo único que querían es que regularizase la situación de una vez.

Así que cómo ya os había comentado en alguna ocasión el Sábado día 13 de Junio me casé, justo el día que hacía 16 años que nos conocimos (lo pongo por añadir algo de romanticismo al post, pero vamos ha sido pura casualidad).

La ceremonia se celebró en el Ayuntamiento del pueblo en el que vivimos y no duró ni 5 minutos (a las 11:30 empezamos y las 11:35 estábamos en la calle), cómo invitados mis peques y cómo testigos dos de mis hermanos. Nadie más, por expreso deseo nuestro. No quería ningún tipo de celebración.

Cómo anécdota de la boda os cuento que a Leo que le tenía cogido MI MARIDO (ehhh que es la primera vez que lo escribo en el blog) le hizo mucha gracia cuándo el alcalde dijo mi nombre completo, se sonrío y me miró cómo diciendo esa es mamá. Luego le pregunté y me dijo que si, que le había resultado muy gracioso.

Cómo única celebración y después de mucho pensarlo salimos a cenar los dos solos, por eso de hacer algo especial.

Y para que no os quedéis con las ganas de un look de novia os enseño lo que me puse para salir a cenar… no es un vestido de novia pero bueno por poner alguna foto jaja

look para cenar

Y este fue nuestro banquete de bodas

cena boda
bombones de foie, manitas de cerdo, mini hamburguesas y solomillo
banquete de bodas
De postre tomamos torrijas, especialidad de la casa

La verdad es que cenamos fenomenal, estaba todo riquísimo, en un ambiente muy agradable y el nombre del restaurante no me digáis que no era apropiado.

Y esto es todo lo que os puedo contar de mi boda, no queríamos hacer ninguna celebración, decidimos salir a cenar a última hora y no me arrepiento, de vez en cuándo (la última vez que salimos hace ya año y medio) viene bien salir cómo hacíamos antes, pero que raro es eso de estar tomando algo y no estar pendiente de si el niño corre, o quiere que el cojas… vamos que más de una vez miraba a mi alrededor para asegurarme de que los niños estuviesen bien 🙂

 A partir de hoy cómo mujer casada que soy, empezaré a dejar de decir aquello de “mi pareja” “el padre de los niños” para referirme a Mi Marido.